Las Provincias

García-Page pide al Gobierno que se detenga «la hemorragia de agua»

El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, solicitó ayer el apoyo del PP y de Podemos en las Cortes regionales para «rechazar con rotundidad esta hemorragia de agua que día tras día aprueba el Gobierno en funciones». García-Page comenzó con esta petición su intervención en el Debate sobre el Estado de la Región y consideró una «mala faena» la aprobación de «tres trasvases en uno». Criticó asimismo que «en el Levante muchos se resisten a poner en marcha las desaladoras».

La Plataforma en defensa de los ríos Tajo y Alberche de Talavera de la Reina consideró «un atropello y un insulto» el nuevo trasvase de 60 hectómetros. «Pedimos contundencia al Gobierno regional, no podemos seguir apalancados en una política estancada de lamentaciones y recursos infinitos ante una ley que es directamente la trampa. Es un juego perverso en el que siempre pierde el río, los ribereños y Castilla-La Mancha», señaló en una nota, en la que propone que se cierre el acueducto. Asimismo, tachó de «filibustera» la actitud del Gobierno de España en funciones, que «saquea la cabecera del Tajo sin piedad».

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, denunció «la nueva agresión» del Gobierno central en funciones. «Supone otro ataque a nuestro futuro y a nuestras posibilidades de desarrollo. Se trata de una nueva puñalada». La Plataforma Ciudadana de Perjudicados por el Trasvase Tajo-Segura exigió que la lámina mínima trasvasable se eleve a 600 hectómetros en vez de los 400 actuales.