Las Provincias

La reforestación en la Marina no comenzará hasta dentro de un año

La zona afectada por el incendio de Xàbia junto al mar. :: tino calvo
La zona afectada por el incendio de Xàbia junto al mar. :: tino calvo
  • El presidente de la Generalitat se reunirá con los alcaldes de los tres municipios afectados para informarles de las ayudas que recibirán por los daños

La reforestación en los parajes quemados de Xàbia, Benitatxell y Bolulla no comenzará hasta dentro de un año y medio aproximadamente, según las primeras previsiones de los técnicos de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. «Antes de repoblar hay que retirar los árboles quemados, estabilizar el terreno y valorar los riesgos de plagas», afirma el alcalde de Xàbia, José Chulvi, que hoy se reunirá con los portavoces municipales en el ayuntamiento para valorar los graves daños ecológicos.

Mientras los bomberos y las brigadas forestales siguen trabajando en la extinción de los dos fuegos declarados hace ocho días en la comarca de la Marina, la directora general de Prevención de Incendios Forestales, Delia Álvarez Alonso, realizaba gestiones para celebrar con prontitud la primera reunión de la mesa de concertación, una comisión creada por la Generalitat para que expertos, ayuntamientos afectados y sociedad civil -asociaciones de agricultores o de cazadores- propongan y estudien planes para la prevención y regeneración del monte quemado.

Antes de que los expertos y afectados analicen la reforestación, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, se reunirán con los alcaldes de Xàbia, Benitatxell y Bolulla para informarles sobre el decreto de ayudas del Consell para paliar los daños producidos por los incendios forestales.

También disertarán sobre los criterios que seguirán para la regeneración de las zonas quemadas. «Queremos poner en marcha un plan de recuperación lo antes posible con un calendario de actuaciones, pero consensuado entre los técnicos de la Conselleria, los expertos del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) y todos los representados en la mesa de concertación», explica Delia Álvarez.

Evitar erosionar aún más el suelo forestal calcinado en Xàbia, Benitatxell y Bolulla será la prioridad en las tareas que se emprenderán en las próximas semanas para tratar de recuperar estos espacios naturales devorados por las llamas, según el experto en Ecología del Fuego de la Universidad de Alicante (UA), Manuel Jaime Baeza Berna.

Este investigador del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) de Valencia aún no tiene datos concretos de los estratos (suelos) del incendio de Xàbia y Benitatxell, que arrasó 689 hectáreas, y el de Bolulla, que quemó 447 hectáreas, según el recuento oficial dado a conocer por la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. El especialista es consciente de que hay que ser cuidadoso, porque a menudo las labores posteriores «condicionan la regeneración, incluso más, que el efecto del fuego en sí».

Como primera medida ante una situación que se suele repetir todos los veranos en diversos puntos naturales de la Comunitat Valenciana, se debe «dejar estar al suelo» mediante la limitación de la entrada de maquinaria y ganado, y también evitar remover el terreno por otros medios para no aumentar los problemas erosivos. Baeza avala la posible retirada de los troncos quemados de más de 15 centímetros de diámetro, aunque incide en que en las zonas con pendiente debería esto ejecutarse con «sumo cuidado», para evitar el citado arrastre del suelo.

Pérdida de cubierta vegetal

El objetivo es minimizar «la pérdida de cubierta vegetal», precisa el experto, y que las capas más superficiales, ahora mezcladas con cenizas negras, queden directamente expuestas a un prolongado calor, con valores de entre 50 y 60 grados centígrados en las horas centrales del día. Para ello, una solución paliativa eficaz es extraer esos troncos adultos y dejar los más finos (menos de 15 centímetros de diámetro) con las ramas con piñas que pudieran tener semillas, según Baeza.

Las maderas adultas quemadas extraídas habría que triturarlas y, posteriormente, distribuirlas en el suelo quemado, para que «aporte amortiguación a las temperaturas y, de esta manera, proteger los sustratos», asevera el investigador de la Universidad de Alicante. Este método ya fue usado en el parque natural del Montgó tras los incendios de hace unos años y, para ello, la empresa Tragsa utilizó una maquinaria específica. Baeza también defiende evitar nuevas situaciones de riesgo mediante la eliminación de los árboles quemados que se hallen en el borde de las calles o carreteras, o junto a las viviendas, para que no haya caídas accidentales en los próximos meses.

La mejor herramienta, según el especialista, es apostar por una selvicultura preventiva que maneje y gestione los bosques; de manera que se consoliden «como maduros a partir de encinas, robledales y especies autóctonas, y no como ocurre en la mayoría de los casos», ya que se hallan en un estado intermedio.

El Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, con sede en Paterna, ha realizado numerosos estudios sobre la reforestación y ha emitido manuales de actuación en base a criterios puramente científicos a partir de la experiencia de los 250 incendios de más de 500 hectáreas registrados en el territorio valenciano entre 1968 y 2013.

3.320 personas desalojadas por los incendios este verano

El Gobierno central ha apoyado a la Comunitat Valenciana con hasta 300 militares, 100 miembros de las brigadas de refuerzo y 22 medios aéreos para extinguir los incendios de Bolbaite, Carcaixent, Terrateig, Benifairó de les Valls, Artana, Benitatxell y Bolulla, que se han producido este verano. Además, la Guardia Civil y las policías locales evacuaron a 3.320 personas de forma preventiva y se encargaron de cortar las carreteras para mantener la seguridad vial durante los fuegos.

El delegado de Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, destacó el esfuerzo de todos los medios del Estado que han contribuido a combatir los incendios este verano. Moragues subrayó que se ha hecho un enorme esfuerzo para proteger las vidas de las personas y el patrimonio de todos los valencianos, al tiempo que indicó que el Gobierno ha enviado a la Comunitat «todos los medios necesarios para sofocar los incendios.

«El Gobierno, la Generalitat y las Diputaciones con sus respectivos medios hemos mantenido un trabajo coordinado para salvar el patrimonio de los valencianos», señaló el delegado del Gobierno, quien recordó que en lo que va de año 26 incendios forestales han sido notificados a la Sala Nacional de Emergencia. En 16 de ellos intervinieron medios estatales del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y la Unidad Militar de Emergencias fue movilizada cinco veces. Además de los bomberos y las brigadas forestales, en los dispositivos también trabajaron miembros de la Guardia Civil, Policía Nacional y Protección Civil, así como de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).