Las Provincias

La Corporación manifiesta hasta tres veces su compromiso en la lucha contra la violencia machista

  • Aprueban la Ordenanza Municipal de Igualdad y las dos mociones de PSOE y Cambiemos sobre el mismo tema

Hasta en tres ocasiones se debatió ayer en el Pleno sobre la necesidad de luchar contra la violencia machista, y se hizo en una sesión que como siempre se abrió con un minuto de silencio por las víctimas de esta lacra y que se celebró en la víspera del Día Internacional contra la Violencia de Género que visibilizará hoy en la calle el compromiso de la ciudadanía, con una marcha que tiene como punto de partida la puerta del Ayuntamiento a las siete de la tarde, y llegada a la Glorieta. La Corporación trató la violencia contra la mujer desde distintos puntos de vista pero en todos demostró el compromiso de los distintos partidos con representación municipal en su lucha, en el caso de la moción presentada por Cambiemos haciéndose eco de la voz de otras dos formaciones, Compromís y Podemos, que no tienen presencia en el Consistorio.

Lo primero fue la aprobación inicial de la Ordenanza Municipal de Igualdad entre Hombres y Mujeres, una norma que marca una serie de medidas que deberán adoptarse desde el Ayuntamiento, como garantizar la representación igualitaria en los órganos municipales o la lucha contra estereotipos de comportamiento y lenguaje. En este sentido ni Marta Guillén ni Carolina Gracia se mostraron demasiado esperanzadas y exigieron que se acabaran en primer lugar algunos comportamientos machistas en el mismo Pleno, como el tratamiento a las concejalas como «señorita» y no como «señora» por parte de la presidencia de las sesiones. Los grupos de la oposición, incluido Ciudadanos, calificaron como «ambiciosa» la norma que el propio Ayuntamiento se impone y la edil de Igualdad, Sabina Galindo, quien explicó que el texto sale del trabajo de la Mesa de Igualdad en la que hay representación de numerosos colectivos, aseguró que si se llevaba a Pleno era porque existe la intención firme de cumplirlo, adelantando que de hecho, sin contar con la ordenanza el personal municipal ya ha asistido a cursos de igualdad.

Ya en el apartado de mociones fueron dos los que tocaron el tema, y ambas salieron por unanimidad igual que la ordenanza. Cambiemos defendió la necesidad de luchar contra la violencia contra la mujer y el PSOE fue más concreto al pedir que se habilite un puesto de trabajo para un psicólogo o psicóloga que hay libre en la plantilla municipal y que se destine al Semavig así como que este servicio vuelva al Edificio Poeta del Pueblo porque a juicio de los socialistas, en la Casa Casinello no hay intimidad suficiente para atender a las víctimas.

La edil de Igualdad pidió a la socialista Carolina Gracia, que fue la encargada de defender la moción de su grupo, que retirase el segundo punto porque el Semavig se cambió de sitio para dejar espacio al Servicio de Pedagogía que estaba en precario en el Centro Cultural Miguel Hernández, y la líder socialista accedió porque, tal y como relató, la prioridad es dotarlo de más personal tras sacar a una de sus funcionarias de él. No obstante solicitó a Galindo que tenga en cuenta ese cambio de ubicación.