Las Provincias

Los dos actos cierran hoy las representaciones de otoño

Espinosa, Antón y Cremades, en el Ternari. :: CLAUDIA ROPERO
Espinosa, Antón y Cremades, en el Ternari. :: CLAUDIA ROPERO

Finalizado el ciclo de representaciones extraordinarias nocturnas del Misteri, hoy, fiesta de Todos los Santos, tendrá lugar la réplica a la celebración de la festividad de la Patrona de Elche, la Virgen de la Asunción, con la representación completa del Misteri, en sesiones de mañana y tarde. El primer acto, la Vespra, será a las diez de la mañana, al que seguirá la procesión-entierro de la Virgen, y el segundo, la Festa, acto a partir de las cinco de la tarde, con la consiguiente Coronación de la Virgen. Naturalmente, como ocurre en agosto, con las puertas abiertas y acceso libre.

Al igual que en los dos días precedente, la representación del domingo por la noche registró un lleno absoluto en la Basílica de Santa María, y discurrió por similares parámetros que en los dos días anteriores. Eso sí, con los pertinentes cambios de voces, que en unos casos resaltan más que en otros, pero en definitiva con un nivel realmente destacable tanto en mayores como en niños.

En su salutación, el rector de la Basílica y flamante obispo de Menorca, Francisco Conesa, hizo hincapié en el canto 'Flor de virginal belleza', resaltando el encanto y mensaje que encierra. En cuanto a los principales papeles, el de María estuvo a cargo del niño Pau Gonzálvez; en el Ángel siguió Eduardo Gómez, ambos a gran nivel. El Araceli, con Luis Maestre y Luis Antón, y los niños Marcos Pacheco y Fran García, y la Coronación, los chavales Matías Matarredona y Alejandro Maestre, y el reverendo Miguel Cano. El de San Juan, a cargo de Juan J. Hernández, repitiendo como San Pedro el reverendo Fernando Brotóns, como en días precedentes. El Ternari, con Antonio Espinosa, Luis Antón Díez y Vicente Cremades, y el Cuarteto, con Salvador Cotes, Luis Gómez, Antonio Andreu y Álvaro Navarro, y Santo Tomás, el 'todopoderoso' Antonio Caballero.

Como en días anteriores, el público salió encantadísimo, quienes ya lo conocen, reconociendo el auge de las voces, y los que no, maravillados de la belleza que encierra el Misteri.