PROYECTOS DE FUTURO

Wetop y Faraday, ganadores de STARTinnova en Valencia

Todos los finalistas de la primera edición de STARTinnova en Valencia. /LP
Todos los finalistas de la primera edición de STARTinnova en Valencia. / LP

Unas botas de agua confeccionadas con caucho reutilizado y una red social para vender apuntes, las iniciativas vencedoras

SANDRA PANIAGUAValencia

Nervios, incertidumbre, motivación, competitividad, ilusión... muchas eran las sensaciones que flotaban en el ambiente del auditorio de ESIC Business&Marketing School. La prestigiosa escuela de negocios de Valencia ha sido la sede de la gran final de StartInnova impulsada por LAS PROVINCIAS.

En esta primera edición se han proclamado vencedores Wetop en la categoría A (2º de bachillerato y FP grado superior) y Faraday en la categoría B (1º de bachillerato y FP grado medio).

A lo largo de la mañana de ayer se expusieron cada uno de los diez proyectos finalistas, cinco por cada categoría, en los que los alumnos de diferentes centros educativos de la Comunitat Valenciana han trabajado durante meses. StartInnova dio su pistoletazo de salida el pasado mes de septiembre cuando 14 centros educativos presentaron su candidatura a este primera edición.

Este programa pedagógico impulsado por LAS PROVINCIAS buscaba que los más de 200 alumnos que han participado idearan y diseñaran un proyecto con el que se despertara el gen emprendedor de los estudiantes.

Finalmente han sido 49 proyectos los que se han estado trabajando durante estos meses, superando las expectativas de los organizadores para el estreno en Valencia de este programa. Daniel Zurriaga, director comercial de LAS PROVINCIAS, felicitaba a todos los estudiantes por las excelentes presentaciones realizadas a lo largo de la mañana.

«Ha sido un trabajo de muchos meses que ha culminado con una puesta en escena espectacular y que ha superado todas las expectativas. Uno de los objetivos era que aprendierais y el poder mostrar vuestra idea de negocio que es muy diferente a las ideas de las generaciones más mayores y se ha logrado con creces», indicaba Zurriaga antes de dar a conocer los premiados.

EMPRENDEDORES

Temas sociales como la ecología, reciclaje, alimentación, hostelería o temas más tecnológicos como redes sociales, drones y vehículos eléctricos han sido los protagonistas de la presente edición junto a las mujeres ya que de los 45 alumnos participantes en la final, 31 han sido féminas.

Los integrantes de WETOP, junto a Zarza León, responsable de Comunicación de ESIC, y Daniel Zurriaga, director comercial de LAS PROVINCIAS. LP
Los integrantes de WETOP, junto a Zarza León, responsable de Comunicación de ESIC, y Daniel Zurriaga, director comercial de LAS PROVINCIAS. LP

Wetop, proyecto vencedor en la categoría A, presentaba unas botas de agua confeccionadas a partir de caucho reutilizado. «Queríamos presentar un proyecto relacionado con el medio ambiente y pensamos que uno de los problemas es el caucho de los neumáticos. Al final decidimos darle un nuevo uso convirtiéndolo en botas de agua», comentaban Carla Pérez, Carlota David, Claudia Lucero y José Perales integrantes del equipo perteneciente al centro Nuestra Señora de Loreto.

Los alumnos, que han contado con Santiago Pérez como tutor, señalaban que «estos meses de trabajo han sido muy intensos y gratificantes, hemos aprendido mucho y seguro que en un futuro decidimos emprender. Nos ha gustado mucho la experiencia ya que no pensábamos que nuestro proyecto pudiera ganar. Estamos muy contentos».

Componentes de FARADAY, ganadores de la categoría B de STARTinnova.
Componentes de FARADAY, ganadores de la categoría B de STARTinnova. / LP

Una red social pensada para poder vender los apuntes y colaborar entre los alumnos es la base del proyecto de Faraday, del colegio Mas Camarena. «La idea nace de una necesidad que teníamos nosotros y la hemos completado con distintos aspectos dependiendo de los cursos, con ello se mejorarían las notas» explicaban Fernando Sampedro, Javier Sierra, Jorge Sanchís, Lucas Sebastián y Paula López tras recoger el galardón, consistente en una tablet para cada uno, un ordenar y 3.000 euros para el centro escolar.

«Pensábamos que la idea tenía potencial, según explicaron los alumnos dirigidos por Ginés Maestro, pero sobre todo lo que hemos aprendido es a diferenciarnos de aquello que ya está inventado. Nos ha expuesto a la realidad empresarial».