Las diferencias de gasto educativo entre comunidades llegan hasta un 63%

Un alumno usa una tableta durante una clase. / Rafa Gutiérrez

Un estudio de Fundación BBVA concluye que, sin embargo, no tienen mejores resultados las autonomías que gastan más sino quienes lo hacen con más eficacia

R. C.

El gasto público en educación es muy heterogéneo entre comunidades autónomas, con diferencias de hasta 2.824 euros anuales más por alumno en el País Vasco que en Madrid (un 63% más). También son importantes las diferencias en gasto privado, pero su peso en el gasto total es menor. Sin embargo, aunque un mayor gasto tiene un efecto positivo, en el estadio de desarrollo educativo alcanzado en España, la consecución de mejores resultados no depende ya de aumentos generalizados de los recursos económicos destinados a la educación sino del uso que se hace de ellos. No tienen mejores resultados las autonomías que más gastan sino las que lo hacen de forma más eficaz. Esta es una de las principales conclusiones de la monografía 'Diferencias educativas regionales 2000-2016. Condicionantes y resultados', que hoy presentaron la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

Madrid, Navarra y Cataluña, junto a Castilla y León, Galicia, Aragón y Asturias -pese al entorno socioeconómico menos favorable de las cuatro últimas-, superan la media de la OCDE en las pruebas PISA y son el grupo de comunidades con mejores resultados educativos. El País Vasco, aunque dispone de mayores recursos, no alcanza la media de la OCDE en el examen PISA y se inscribe en el grupo de autonomías con resultados intermedios. «Algunas autonomías logran mejores resultados con menores recursos y otras, al contrario, hacen menos con más. No se trata, por tanto, solo de gastar más en educación -aunque tampoco menos- sino de hacerlo de forma eficaz y eficiente», señalan los expertos. Como ejemplo indican que han calculado que si al gasto medio en España en un alumno desde los 0 a los 15 años se aumentase en 10.000 euros en principio solo mejoraría su nota en el examen PISA en unos 1,57 puntos, lo que sería un avance insignificante.

Por contra, el estudio defiende que los sistemas educativos que proporcionan mayor igualdad de oportunidades, es decir, que favorecen la participación de todos los alumnos en los niveles educativos no obligatorios y consiguen reducir la influencia del entorno socioeconómico en los resultados, sí que consiguen que sus alumnos demuestren mayores niveles de competencias al final de las etapas de la educación obligatoria.

Por este motivo, entre los consejos que los expertos dan para mejorar los resultados educativos en España estarían poner en marcha políticas que inviertan en compensar las desventajas de algunos alumnos, como son reducir las repeticiones de curso o el impacto que puede tener un entorno socieconómico bajo en el adecuado progreso académico. Otra de sus propuestas es identificar los aciertos de los sistemas educativos autonómicos que tienen mayor eficacia educativa y extender entre los demás sus buenas prácticas.

Fotos

Vídeos