Arcadi España, Mireia Mollà y Carolina Pascual, nuevos consellers

Arcadi España, Mireia Mollà y Carolina Pascual, nuevos consellers
EFE

Así quedará compuesto el nuevo gobierno valenciano

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

A las 22:21. Con nocturnidad y casi con un punto de alevosía después de un largo día de toma de posesión. En ese escenario se dio a conocer anoche el nuevo organigrama completo del Consell del Botánico. Un Gobierno llamado a ser ecologista, feminista y de marcado cariz social, pero con una racionalización de horarios un poco sui generi, al menos en sus primeras andanzas.

Parece que al presidente de la Generalitat le costó lo suyo desprenderse de su hombre de confianza, su hasta ayer jefe de gabinete, Arcadi España, que ocupará la cartera de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad. En la nueva Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Puig ha colocado a Carolina Pascual, la actual decana del colegio de ingenieros en telecomunicaciones. Independiente y de Alicante, llega desde la órbita del profesor Andrés Pedreño. Puig ha optado por un perfil de moderación para sus nombres, frenta a un Consell en el que sus socios prefieren subir los decibelios.

Por último, la cartera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica será para Mireia Mollà, exdiputada autonómica y persona cercana a Mónica Oltra, en Iniciativa.

Los nuevos socios, Unidas Podemos, entran en el Consell con dos carteras. Una vicepresidencia con competencias en Vivienda para Rubén martínez Dalmau, y una conselleria que hereda las competencias de la extinta Transparencia, para Rosa Pérez Garijo, líder de EU. Tanto el presidente Puig como la vicepresidenta Oltra mantienen sus misma responsabilidades y habrá que esperar, hoy, al decreto de estructura, para conocer si asumen nuevas funciones en el segundo escalón.

Fuera de esas tres novedades, el nuevo Consell del Botánico tiene una clara vocación continuísta, tanto en los nombres como en las áreas de gestión. En la Conselleria de Hacienda, el titular continúa siendo Vicent Soler. El departamento dirigido por el socialista ha sido uno de los prinicipales objetos de batalla entre socios a lo largo de la legislatura. La caja de la Generalitat es el corazón de todas las operaciones financiaeras. Durante muchos momentos del primer mandato de Ximo Puig, Compromís y PSPV han chocado sobre las intenciones políticas en la preferencia de pago de determinadas facturas en detrimento de otras. También con la gestión de la creación de nuevas plazas, y los informes de modelo económico e Intervención. La dirección general de Presupuestos será un puesto clave a la hora de rellenar el organigrama. En esta legislatura, Soler debe asumir la tarea de conseguir que el Gobierno central modifique de una vez por todas el modelo de financiación.

Siguiendo con los números, quien también continúa es el conseller de Economía, Rafael Climent, por cuota de Compromís. La gestión del responsable de áreas como Comercio, Empleo e Industria ha sido cuestionada tanto desde dentro como desde fuera del Gobierno. Sin embargo, el Bloc, partido al que pertenece, ha optado por su continuidad la frente de una de las carteras clave del Ejecutivo. Climent y su equipo han estado detrás de decisiones polémicas como sus trabas al grupo Intu en la inversión de 860 millones para la construcción del centro comercial Intu Mediterrani (antes Puerto Mediterráneo), a los que el director general de Comercio, Natxo Costa, de Compromís, mandó a casa con su polémico tuit 'Intu go home'. Sonadas fueron también las discrepancias con las grandes superficies y entre los miembros del Botánico sobre la restricción de la libertad horaria. El tema se terminó por resolver con un pacto entre el comercio para cerrar uno de cada tres festivos, validado después por Les Corts.

En Justicia, la consellera Gabriel Bravo mantendrá la cartera y asumirá nuevas competencias en Gobernación. La fiscal ocupa cuota de PSPV, aunque es independiente. Su gestión a lo largo de la legislatura no ha recibido demasiadas críticas, aunque el escueto presupuesto de su área no le ha dado demasiado margen de mejora de las infraestructuras judiciales. Se quedará ahora con la gestión de Emergencias, hasta ahora centralizadas en Presidencia.

En el caso de la Conselleria de Educación, su titular, Vicent Marzà, es uno de los valores del Bloc y una de las personas con más proyección dentro de la formación. Se mantiene en la sede de Campanar, pero pierde las competencias de Universidades, que pasan a la nueva conselleria de Innovación. Ayer, aún estaba en el aire si se quedaba con la gestión del patrimonio cultural o la cedía en favor del PSPV.

En el caso de Sanidad, su titular, Ana Barceló, con apenas un año en el cargo, continuará. Puig le mantiene la confianza, pero deberá pelear con uno de los principales problemas de gestión: la reducción de las listas de espera.

Las incorporaciones de última hora
Arcadi España. Conselleria de política territorial y obra pública

Puig deja volar solo a su hijo político

Arcadi España ya vuela solo. Este «socialdemócrata desde pequeñito» y jefe de gabinete hasta ayer del presidente de la Generalitat lleva tiempo pidiendo paso, pero su padre político, con permiso del eurodiputado Enrique Guerrero, se resistía a quedarse sin la persona de confianza que ha permanecido a su sombra los últimos siete años. Puig encarga a España una de las carteras clave de la legislatura, la antigua Obras Públicas ahora con competencias en Política territorial. Una manera de mantener bajo su órbita la relación con el Estado y la negociación del nuevo modelo de financiación, pero también la gestión de las obras públicas y la relación con los empresarios, con quienes tiene una relación inmejorable.

Mireia Mollà. Conselleria de agricultura y transición ecológica

Salto al Consell tras un mal dato en Elche

Mireia Mollà fue candidata a la alcaldía de Elche en las últimas elecciones municipales pero sus malos resultados -Compromís pasa de 4 concejales a 2 en la capital ilicitana y perdió más de la mitad de los votos- propiciaban una salida de la política municipal. Ocupar la conselleria de Agricultura y Medio Ambiente se perfilaba como un destino más que seguro. Mollà pertenece a Iniciativa, la formación que lidera Mónica Oltra, y junto con la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas formará la cuota de esa formación en el nuevo Gobierno. Mantiene las competencias verdes por las que ha peleado Podemos. Ratifica la apuesta de Compromís por perfiles guerreros y más incómodos.

Carolina Pascual. Conselleria de innovación y universidades

El PSPV salda su deuda con Alicante y las TIC

Carolina Pascual aterriza en el Gobierno valenciano directa desde la Universidad de Alicante. Con el título de independiente bajo el brazo, esta profesora titular del departamento de Física, Ingeniería de Sistemas y Teoría Aplicada, tendrá que dar forma a una nueva cartera similar a la que maneja en España el ministro Pedro Duque. Situada en la órbita del profesor Andrés Pedreño, persona de referencia para Puig en temas de Innovación, estrena también las competencias de Universidades. Actualmente es decana del colegio de Ingenieros en Telecomunicaciones. El PSPV salda así su deuda con la provincia de Alicante y sitúa a dos conselleras alicantinas: Ana Barceló y Carolina Pascual