Les Corts cede un edificio en pleno centro para viviendas sociales

La fachada del edificio que compró el expresidente de Les Corts Julio de España y ahora gestionará la Conselleria de Igualdad. / juanjo monzó
La fachada del edificio que compró el expresidente de Les Corts Julio de España y ahora gestionará la Conselleria de Igualdad. / juanjo monzó

El inmueble, contiguo a la Casa de los Dulces y que ahora gestionará Oltra, costó tres millones y no ha tenido ningún uso

BURGUERA / RALLO Valencia

Les Corts ha presumido siempre de ser un Parlamento con un valioso patrimonio. Inmuebles que, sin ninguna lógica aparente, fue adquiriendo la institución fundamentalmente durante la presidencia de Julio de España, una etapa en la que el despilfarro fue una de las notas dominantes de la gestión del líder popular. Ahora, una de las rutilantes adquisiciones inmobiliarias tendrá un uso que pocos podían imaginarse cuando se compró: viviendas sociales. Se trata de un inmueble en el número 6 de la calle Trénor, una pieza más en aquel sueño de Julio de España de comprar prácticamente todos los edificios alrededor de Les Corts. Esta finca fue restaurada antes de que el Parlamento la adquiriera. En un principio el precio que se puso encima de la Mesa fue de 3,6 millones de euros, pero Milagrosa Martínez, que sucedió a De España en el cargo y que actualmente cumple condena por el amaño del expositor de Fitur a favor de la trama Gürtel, logró rebajarlo en medio millón de euros.

El edificio, más allá del simbolismo de que Les Corts ceda a la Conselleria un inmueble de ese valor, tampoco supone un gran refuerzo del parque de viviendas públicas. Se trata de una propiedad de cuatro viviendas, según las fuentes consultadas.

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas no cuenta con suficientes recursos para desarrollar su política de manera efectiva. Notable fue la polémica hace unos meses cuando la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR), que recibió dinero público para salir de la crisis, decidió vender casi 800 inmuebles de todo tipo a un fondo buitre. La decisión enfadó al equipo de la vicepresidenta e incluso Oltra llegó a reunirse con los empresarios para frenar la operación. Pero no fue posible. La Generalitat se jugaba una posible sanción si cancelaba la venta en ese momento de la negociación.

El edificio ha permanecido vacío hasta la fecha, a la espera de que alguien tuviera una idea. Hubo una posibilidad con la Agencia Antifraude. De hecho, se barajaron esas instalaciones como sede. Pero finalmente se descartó. Al parecer, no cumplía todos los requisitos que buscaba el director de la Agencia, Joan Llinares. El organismo, que nació por el empeño de Podemos y ante la indiferencia de PSPV y Compromís, terminó en un edificio privado y con una factura de 10.000 euros al mes de alquiler.

Esta misma semana se ha producido el traspaso oficial de las dependencias de Les Corts a la Conselleria que dirige la vicepresidenta Oltra. Justo al lado se encuentra otra de las perlas del Parlamento valenciano, que también pasó recientemente a manos de la Generalitat. Se trata del edificio en cuyos bajos se encontraba la mítica Casa de los Dulces, establecimiento que llegó a pagar un alquiler a la Cámara. Estas propiedades, en realidad dos edificios, se compraron en 2005, en pleno boom económico en el que el ladrillo se pagaba a precio de lingote de oro. Les Corts, mediante subasta, se hizo con el chaflán en la calle Muro de Santa Ana. Les Corts pagó 6,8 millones de euros por dos inmuebles que llegaron a verse en un estado de ruina.

Fotos

Vídeos