Valdezcaray busca una apertura completa

La zona de Campos Blancos, en una imagen reciente/Valdezcaray
La zona de Campos Blancos, en una imagen reciente / Valdezcaray

El centro riojano vive su mejor momento de la temporada con 19 de las 26 pistas abiertas y hasta un metro de espesores

JUANJO GONZALOMADRID

Es, como se denomina desde la propia estación en sus redes sociales, La Rioja auténtica. Un placer cada vez más extendido y un patrimonio para una zona que tiene en este centro invernal uno de sus grandes apoyos turísticos durante las temporadas de invierno. Valdezcaray es un templo de la nieve situado en el Sistema Ibérico, que vive sus mejores días en la actualidad tras un comienzo que, debido a las condiciones meteorológicas adversas, ha costado mucho este año.

La apertura y las mejoras notables que presentaba no se pudieron ver hasta el 19 de enero. Nada que ver con una campaña, la pasada, en la que las precipitaciones en forma de nieve permitieron, en todo el país, la apertura de los centros mucho tiempo antes de las navidades.

Fueron muchos meses en los que el oro blanco cubría todas las pistas, ofreciendo espesores espectaculares. Tras las dificultades sufridas y el intenso trabajo de operarios y cañones de nieve, ahora Ezcaray sonríe con su dominio invernal, la presencia del sol y la calma de la bonita montaña riojana.

La estación de Valdezcaray presenta un aspecto espectacular
La estación de Valdezcaray presenta un aspecto espectacular / Valdezcaray

Son 19 las pistas -sobre un total de 26- que se mantienen abiertas en la estación de Valdezcaray, que en estos días alcanzan, siempre según las previsiones del propio centro, 16 kilómetros de pura nieve. Una apertura casi completa a la que le resta muy poca superficie para ofrecer todo el dominio a los esquiadores. Apenas sus dos trazados negros, y poco más, para ver su mejor cara.

Ahora que las condiciones son las propicias y poco a poco se acerca el final de temporada, es momento para disfrutar del estado actual de un centro al que todavía le resta tiempo para ofrecer todas sus virtudes. En Valdezcaray se vive el oro blanco de forma especial, con el sol como protagonista invitado.