https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Jason, recibido con pitos y aplausos

Rochina protege el balón ante la presión de un jugador del Huesca. / efe
Rochina protege el balón ante la presión de un jugador del Huesca. / efe

El jugador reaparece en Orriols tras anunciarse el 5 de febrero que jugará en Mestalla | La tarde arranca con ambiente festivo en la llegada del equipo al estadio y acaba con una nueva decepción

A. M. VALENCIA.

Paco López lo había retrasado pero la necesidad aprieta. Jason volvió a jugar en el Ciutat de València, dos meses después de que se desvelara que la próxima temporada jugará en el Valencia después de rechazar la oferta de renovación que le ofrecía el Levante. Era el minuto 68 y en la banda ya estaba preparado el interior derecho. Se esperaba ver la reacción del público. Hubo ovación cuando Moses Simon se acercaba hacia la banda y se esperaba una gran pitada con la salida al campo de Jason. Pues no fue así. Hubo pitos, sí, bastantes, pero también aplausos. Los aficionados entendieron que todos son necesarios para que el Levante huya cuanto antes del pozo. Y después, cuando el futbolista tocaba el balón, no se escuchó queja alguna. Fue un momento de morbo que se aguardaba desde el 5 de febrero cuando se desvelaba la marcha del futbolista al equipo rival de la ciudad. En los encuentros disputados fuera de casa el técnico sí ha contado con Jason, pero no en casa. Hasta ayer. Desde el cuerpo técnico siempre se ha alabado la profesionalidad del centrocampista. Ayer Paco López no quiso explayarse demasiado sobre este aspecto. Únicamente advirtió de que fue una decisión técnica. «Siempre haremos lo que creamos que es mejor para el equipo en cada momento», reseñó el entrenador granota.

No fue el único momento destacado del choque. Otro llegó en el minuto 14 de partido cuando Postigo tuvo que abandonar el campo. Una nueva lesión en un momento complicado de la temporada. Formaba en el trío defensivo junto a Coke y Róber Pier. Chema fue quien le sustituyó. Paco López lamentaba las molestias del central. «Esperemos a ver los resultados. Es algo muscular y es una situación que nos ha condicionado bastante durante el partido», manifestaba el entrenador.

El empate fue una decepción en Orriols. La afición se quedó con cara de preocupación, ya que era un partido clave para afianzarse en Primera. Y más cuando la próxima jornada tiene que viajar al otro lado de la ciudad para enfrentarse al Valencia. Sólo unas horas antes la situación era totalmente diferente. La tarde arrancó con un ambiente propicio para la reacción del Levante. Cientos de aficionados atendieron la convocatoria de la Delegación de Peñas y se congregaron en los alrededores del estadio para recibir por todo lo alto al equipo. Los seguidores, que se hicieron notar con cánticos de motivación y bengalas azulgrana, acompañaron al autobús de la plantilla hasta el acceso a Orriols.

Paco López lamenta la lesión de Postigo: «Es algo muscular y nos ha condicionado bastante» El juvenil A azulgrana se queda sin el título de División de Honor por el triunfo del Villarreal

Fue una jornada intensa para el levantinismo, que por la mañana estuvo muy atento a las evoluciones del Juvenil A. Finalizaba la temporada en el grupo VII de División de Honor y los azulgrana contaban con opciones de alzarse con el título, aunque no pudo ser. Para proclamarse campeones, los de Alessio Lisci dependían del resultado que obtuviera el Villarreal en Lorca.

El Juvenil A del Levante, con el billete para la Copa del Rey en el bolsillo, debía ganar ayer y que el Villarreal no lo hiciera. El empate también bastaba siempre que el conjunto amarillo perdiera. Finalmente, el cuadro castellonense se impuso por 1-3 al Lorca y celebró el título. Los granotas, que acabaron subcampeones, redondearon el curso firmando su duodécima victoria consecutiva gracias al gol de Pitu (0-1).