https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Una derrota que llena la autoestima

Barça-Levante. / Agencias

El Levante planta cara al Barça y acaricia el empate en el tramo final, pero cae debido al solitario gol de Messi

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

Hay muchas formas de perder. Y la de anoche fue la menos desagradable de todas. El Levante plantó cara al Barcelona e incluso le amenazó con posponer el alirón. Finalmente no hubo premio y los de Valverde pudieron celebrar el título de Liga en el Camp Nou merced al solitario gol del mago Messi. El conjunto granota no renunció a nada en el segundo acto, y aunque se quedó sin puntuar, ganó moral para dar el último paso hacia la permanencia en las próximas jornadas. Hay recursos.

Pese a la acumulación de partidos, Paco López minimizó las rotaciones. Y es que el de Silla optó por dar continuidad a la apuesta que tan bien funcionó el pasado miércoles contra el Betis. Mantuvo el dibujo de 4-3-3, con Vukcevic actuando como pivote y Campaña y Rochina más liberados. Eso sí, dio descanso a Morales, el futbolista más cargado de minutos en Liga. El Levante dejó en el banquillo a su estilete. Igual que el Barcelona, que arrancó el encuentro con Messi como mero espectador.

Después del triunfo del Atlético frente al Valladolid, el Barcelona necesitaba un triunfo para cantar el alirón anoche ante su afición. Y el primer susto no tardó en llegar. Sólo había transcurrido un minuto cuando Luis Suárez estuvo a punto de abrir la lata al culminar un contragolpe liderado por Dembélé. Aitor Fernández respondió desviando el esférico con las piernas. El guardameta granota iba a erigirse en el gran protagonista. Apenas unos instantes después, realizó una sensacional intervención para detener una durísimo disparo de Coutinho desde la frontal del área.

Dembélé aportaba profundidad por la banda derecha, siendo un dolor de cabeza para Luna, quien tomó el testigo de un Toño que había sido titular en los dos anteriores choques. El atacante francés desequilibraba con su interminable zancada, aunque no llegaba a rematar la faena. El Levante, mientras tanto, había sobrevivido al arreón inicial del conjunto de Valverde. Los granotas se centraban en mantener el equilibrio y no romperse ante un rival que no suele perdonar los descuidos. El equipo, pese al sufrimiento lógico siempre que toca visitar el Camp Nou, se mostraba bien plantado. Sin perder el orden. Y cuando recuperaba el cuero, se negaba a rifarlo. Buscaba ataques rápidos y organizados desde abajo, con un Campaña que ponía el criterio en la medular. Vukcevic centraba sus esfuerzos en la contención, mientras que Rochina no lograba sacar su clase. Simon y Jason intentaban profundizar por las bandas, aunque sin éxito. Nadie ponía a prueba a Ter Stegen.

El Levante no era capaz de sorprender a un Barcelona que maneja perfectamente las transiciones defensivas gracias a sus veloces zagueros. Entonces el cuadro catalán volvió a la carga. Suárez dribló a Vezo y se topó con Aitor, quien sacó una mano providencial para evitar el primer tanto. Sólo cuatro minutos después, en el 25, el arquero guipuzcoano volvió a aparecer para frustrar una clarísima oportunidad de Coutinho. El brasileño provocaba desajustes a través de sus potentes diagonales.

El Barça apretaba y el Levante resistía. Eran momentos de sufrimiento. Y antes del descanso, Coutinho volvió a tener el gol en sus botas. Esta vez, a balón parado. Lanzó un golpe franco que se estrelló en el larguero. Tanto Paco López como Valverde aprovecharon el paso por vestuario para poner toda la carne en el asador. Parecía que se habían puesto de acuerdo. Morales y Messi estaban en la línea de banda. Se miraban y sonreían. Mientras esperaban a que De Burgos Bengoetxea autorizara su entrada en el terreno de juego, se colocaban sus respectivos brazaletes. El Comandante sustituyó a Simon, mientras que el astro argentino relevó a Coutinho.

El Barcelona volvió al campo con decisión y Rakitic metió el miedo en el cuerpo con un magistral lanzamiento desde el balcón del área. Se marchó ligeramente desviado. El Levante aguantaba las ofensivas y se encomendaba a los contragolpes. Pero un genio iba a marcar las diferencia. Messi sólo tardó 17 minutos en cumplir su cometido. Cuando el cronómetro señalaba el 62, después de dos rebotes en los que la defensa del Levante no fue capaz de despejar el balón, este llegó a los pies del argentino. Realizó una finta ante Róber y mandó el cuero a donde no podía llegar Aitor.

Inmediatamente después del gol, el Levante tanteó por primera vez a Ter Stegen. El guardameta alemán detuvo un tiro muy forzado de Mayoral en un gran contragolpe. Paco López reaccionó y sacó más artillería en busca de la campanada. Sentó a Vukcevic y metió a Bardhi. Planteamiento valiente. La grada del Camp Nou empezó a corear «campeones, campeones». Aunque no volvió a escucharse el cántico hasta el final. Si Messi había llevado a cabo una aparición estelar, Morales comenzó a hacerse notar. En el minuto 68, el madrileño aprovechó un fallo de Rakitic y, solo ante el arquero, envió el balón demasiado alto.

Los nervios comenzaron a apoderarse de los de Valverde. Un minuto después, Lenglet regaló el cuero y Morales sufrió una clarísima falta en el borde del área. Posición propicia para Bardhi. Pero este año, el macedonio no está inspirado en el balón parado. No acertó. El encuentro se abría completamente. Surgían más espacios que nunca. Ritmo altísimo. Un impreciso Barça gozaba de ocasiones para sentenciar, mientras que los granotas buscaban las cosquillas con contraataque. Acariciaron el empate, sobre todo en el balón al palo que mandó Bardhi sobre la bocina. El Barcelona ganó la Liga y el Levante, autoestima y argumentos para salvarse.

1 FC Barcelona

Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Rakitic, Arturo Vidal y Arthur (Sergio Busquets, min.72); Dembélé (Sergi Roberto, min.84), Coutinho (Messi, min.46) y Suárez

0 Levante UD

Aitor Fernández; Moses (Morales, min.46), Coke, Vezo, Rober Pier, Luna; Vukcevic (Bardhi, min.64), Campaña, Rochina (Roger Martí, min.83); Jason y Mayoral

GOLES:
1-0, min.61: Messi
ÁRBITRO:
De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Amonestó a Rakitic (min.14), Piqué (min.70), Semedo (min.76), Sergio Busquets (90+1) por parte del Barcelona; Rochina (min.56), Vezo (min.58), Coke (min.83) por parte del Levante
incidencias:
partido de las jornada 35 de LaLiga Santander disputado en el Camp Nou ante 91.917 espectadores. Antes del partido la afición azulgrana ovacionó a Francesc Satorra, excoordinador de banquillos del Camp Nou, que presenció el partido desde el palco