Dublín nombra jefe a un policía norirlandés

Varios policías. /E. C.
Varios policías. / E. C.

El Gobierno republicano exhibe talante no sectario ante los constantes tropiezos sobre 'el legado' del conflicto

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

El nombramiento de un policía de Irlanda del Norte como nuevo jefe de la Policía de Dublín es uno más de los cambios profundos que han transformado Irlanda en las dos últimas décadas. Pero la biografía de Drew Harris ha perturbado el creciente entendimiento entre el primer ministro, Leo Varadkar, y la nueva líder del Sinn Féin, Mary Lou McDonald.

El padre de Harris, miembro de la RUC, fuerza de seguridad que estuvo en la primera fila de la batalla contra el IRA, fue asesinado en 1989 por el grupo terrorista con una bomba bajo su coche. El hijo ya trabajaba en la policía norirlandesa y tuvo luego un papel relevante en su transición a Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI) durante el proceso de paz.

Dos episodios posteriores molestaron al Sinn Féin, partido asociado históricamente con el IRA. En 2011, un panel judicial investigó en Dublín las circunstancias en las que dos policías de la RUC fueron asesinados por el IRA cerca de la frontera, supuestamente porque un miembro de la policía de Dublín advirtió al grupo de que habían asistido a una reunión con sus colegas del sur.

Harris fue interrogado por el juez a puerta cerrada sobre otro crimen relacionado; el de un granjero fronterizo, Tom Oliver, padre de siete hijos, en 1991, por ser supuestamente confidente de la policía republicana. En la transcripción publicada de su testimonio, afirmó que miembros del IRA se opusieron al asesinato, pero que un dirigente del Consejo Militar insistió en su ejecución.

Cuando el juez le preguntó si podía dar su nombre, Harris lo escribió en un papel. Más tarde, Gerry Adams, que aún niega haber pertenecido al IRA, fue preguntado en una entrevista si fue él quien tomó aquella decisión, porque Harris habría escrito su nombre en el papel. Adams lo negó tajantemente y consideró escandaloso que se le cuestionase sobre el crimen.

En 2014, Harris dirigió la detención de Gerry Adams durante cuatro días para interrogarlo, tras la publicación póstuma de una entrevista de su excolaborador íntimo en el IRA, Brendan Hughes, en la que le implicaba en la decisión de matar a Jean Conville, madre de diez hijos, acusada de pasar información a la RUC norirlandesa. Fue puesto en libertad sin cargos.

Drew Harris se hará cargo en septiembre de la 'Garda Síochána', la policía republicana, sacudida por recientes escándalos y acusaciones de corrupción. El proceso de selección abierto e internacional ha sido avalado por los principales partidos, el de Varadkar, Fine Gael, y el mayoritario en la oposición, Fianna Fáil. Para McDonald llega en un momento inoportuno.

Mortal y lila

El Sinn Féin liderado por dos mujeres- en el norte por Michelle O'Neill- ha celebrado recientemente su congreso anual en Belfast. Como secuela del referéndum que aprobó la promulgación por Dublín de la ley sobre interrupción del embarazo, el color dominante fue el lila y algunos testigos anotaron la presencia de muchos jóvenes y de pocos exmiembros del IRA.

La líder del Sinn Féin fue preguntada en un reciente encuentro con periodistas extranjeros en Londres por su evaluación de las acciones del IRA. «No debemos empeñarnos en las batallas del pasado», respondió. Pero en un debate sobre el nombramiento de Harris en el Parlamento de Dublín, McDonald acusó al nuevo jefe de provenir de una cultura «tóxica y vengativa».

Varadkar, que mantiene tal cordialidad con McDonald que se sugiere una chocante coalición entre los dos partidos más enfrentados en la República desde hace un siglo, se declaró 'un poco decepcionado' con las palabras de la nueva líder del Sinn Féin, que acusó a Harris de bloquear investigaciones sobre supuestos crímenes policiales. El primer ministro le pidió que su partido informe sobre los del IRA.

La líder unionista en el norte, Arlene Foster, muestra mientras tanto un talante más abierto que el que se le suponía acudiendo a actos de la comunidad gay y a partidos de deportes gaélicos; su predecesor como ministro principal, Peter Robinson, dice que para reconstruir la autonomía hay que ampliar los asuntos a tratar; y el exprimer ministro irlandés, Bertie Ahen, que la unidad irlandesa por referéndum es absurda, que solo puede darse en un proceso largo y negociado que él no verá.

Fotos

Vídeos