Latorre y Sanz y PichiAvo: «Es un honor hacer historia en las Fallas y crear arte para nuestra ciudad»

Juan Antonio Sánchez y Álvaro Hernández (PichiAvo), y los artistas falleros José Latorre y Gabriel Sanz. / jesús signes
Juan Antonio Sánchez y Álvaro Hernández (PichiAvo), y los artistas falleros José Latorre y Gabriel Sanz. / jesús signes

Los artistas urbanos aseguran que sería todo un reto poder construir una fuente de mármol en un espacio nuevo como el Parque Central

LOLA SORIANO VALENCIA.

Hay una diferencia generacional entre los artistas falleros José Latorre y Gabriel Sanz y los artistas urbanos PichiAvo (Juan Antonio Sánchez y Álvaro Hernández) pero la sintonía entre los dos equipos ha funcionado, como se puede comprobar en la falla municipal de 2019. Las esculturas grecorromanas, el arte del grafiti y la artesanía de la vareta han dado resultado, tanto, que los artistas no dudan en señalar que están contentos con el trabajo. «Es un honor hacer historia en las Fallas y crear arte para nuestra ciudad», indican los cuatro protagonistas mientras plantan en la plaza del Ayuntamiento.

Este no era el primer trabajo juntos, ya que PichiAvo pidieron la colaboración de Latorre y Sanz para hacer una intervención que formó parte de una exposición de Lisboa, pero la falla sí es el proyecto de más envergadura.

Durante estos meses de trabajo en el taller y ahora en la plaza, los artistas urbanos confiesan que han aprendido mucho de los artistas falleros. «Hemos aprendido de ellos su disciplina y el esfuerzo y trabajo en equipo», indica Álvaro Hernández. Por su parte, Latorre y Sanz aseguran que les han transmitido «su frescura y creatividad a la hora de pintar». La diferencia generacional no ha sido un problema, «al contrario. Ellos parecen más jóvenes que nosotros. A nivel pictórico y estético están muy abiertos. Nos han aportado muchas cosas», añade Álvaro Hernández (Avo).

La creación de la falla tendrá su propio reportaje documental y de fotografías

Juan Antonio Sánchez (Pichi) añade que «me ha sorprendido mucho el ambiente de la Ciudad Fallera porque todos se ayudan muchísimo».

A la pregunta de si el grafiti ha venido para quedarse en las fallas y en los museos, PichiAvo indican que «el grafiti y el arte urbano se lleva exponiendo en el mundo desde los años 80, pero en Valencia ha llegado después». Sobre la polémica por la creación de un grafiti sobre las paredes del claustro del Carmen, Latorre sale en defensa de PichiAvo y recuerda que «la obra del Carmen es fantástica. Y en la pared del claustro se han plasmado pinturas plásticas en otras ocasiones y no se ha generado polémica alguna».

Por su parte, Avo afirma: «Me gustan las críticas y que la gente se moleste en ver obras de arte. No me ha sentado nada mal. Lo importante es que se hable del arte».

Latorre y Sanz aseguran que les ha impresionado la exposición del museo del Carmen de PichiAvo «porque se ven las obras reflejadas en espejos y es muy novedoso».

Una vez acaben las Fallas, PichiAvo tienen citas en todo el mundo, en Florida, Montreal, Oporto, Roma o París, entre otros y Juan Antonio Sánchez (Pichi) afirma que «hay muchos artistas valencianos con los que sólo coincidimos cuando estamos en el extranjero».

A la pregunta de qué reto les gustaría hacer en Valencia, los artistas urbanos dicen que uno de sus sueños sería crear una fuente de agua de grandes dimensiones. «Nos gustaría hacer una fuente de mármol porque duraría toda la vida y desde luego sería una fuente al estilo de PichiAvo. Podría ser como el diseño de la falla municipal pero en fuente porque también son arte urbano», dijo Pichi. Y bromeó al decir que sería «la Fontana de PichiAvo».

Sobre qué lugar verían idóneo, afirman que no estaría mal en un espacio nuevo como es el caso del Parque Central.

A pocas horas de terminar la plantà, los cuatro artistas aseguran que están satisfechos con la falla del 'Procés Creatiu'. A la pregunta de si se conservará alguna parte o el gran mural que se está pintando en directo estos días para que lo vean los valencianos y visitantes, la respuesta de los cuatro es clara: «No». «Está pensada para que se queme todo, porque de lo contrario no sería una falla», indican.

Eso sí, se está realizando un reportaje de seguimiento desde que nació la idea, hasta que se diseñó, se empezó a construir y de ahora, en plena plantà, y fruto de ese trabajo en el futuro se podrá ver un vídeo y reportaje de fotos. No avanzaron si se verá en un museo o, por ejemplo, si se estrenará en un cine, como así ha sucedido en el documental que se presentó en una sala del cine Lys en Valencia.

En cuanto a la cremà, el espectáculo que le acompañará será de Ricardo Caballer. «Previsiblemente comenzará a arder por arriba y se irá consumiendo», según Latorre.