El dueño de SPB Bosque Verde incorpora a sus hijos al consejo de la firma de cara a la sucesión

Miguel Burdeos, presidente de SPB, proveedora de la marca Bosque Verde de Mercadona. /DAMIAN TORRES
Miguel Burdeos, presidente de SPB, proveedora de la marca Bosque Verde de Mercadona. / DAMIAN TORRES

Miguel Burdeos, de 68 años, deja de ser administrador único de la empresa pero continuará con el cargo de presidente

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

El empresario Miguel Burdeos ha decidido transformar la estructura de mando de su empresa SPB, proveedora de suavizantes y productos de limpieza para Mercadona con la marca Bosque Verde. Hasta ahora ejerce como administrador único, pero este año quiere formar un consejo de administración en el que figurar como presidente, haciendo consejeros a su esposa Amparo Andreu y a sus tres hijos, aunque no descarta incluir a algún consejero independiente.

Como anunció a los asistentes a la presentación del estudio sobre 'El buen gobierno corporativo en sociedades no cotizadas' de Deloitte, cada uno contará con un porcentaje de la compañía, todavía por definir. La intención es preparar a la empresa para la sucesión, aunque Burdeos cuenta con 68 años y no se plantea un abandono de sus responsabilidades a corto plazo.

Planificación sucesoria

Actualmente, dos de sus hijas están implicadas en la actividad de la empresa. Se trata de la mayor, Gracia, que es directora general de SPB; mientras que la menor, Mariam, es la directora general de Cleanity, la filial de producción para limpieza profesional. El tercero de los hijos, Miguel, que también se unirá como consejero, no tiene relación con el negocio familiar sino que vive en París dedicado a una empresa de 'wellness' y hotelería.

Por el momento forman parte del consejo de familia, constituido hace años, pero no disponen de la capacidad de decisión en la hoja de ruta de la compañía con la que contarán a partir de ahora.

Nacido en Valencia en 1950, Miguel Burdeos se licenció en Ciencias Químicas por la Universitat de València, pero sus dotes de gestión le llevaron a estar al frente de una compañía que supera los 120 millones de euros de facturación. En su momento, adquirió la participación de sus hermanos, pero considera que ha llegado el momento de volver a convertir la firma en una compañía por acciones.

Más allá de sus actividades privadas, Burdeos es presidente de la Asociación Química y Medio Ambiental del Sector Químico de la Comunidad Valenciana (Quimacova) y es uno de los hombres fuertes de la patronal valenciana, siendo vicepresidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), miembro de pleno en la Cámara de Comercio y forma parte de la Comisión de I+D+i de la patronal española CEOE.