Suker: «Cada jugador ha dado la vida»

Davor Suker, junto a la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic. /Kirill Kudryavtsev (Afp)
Davor Suker, junto a la presidenta croata, Kolinda Grabar-Kitarovic. / Kirill Kudryavtsev (Afp)

El presidente de la Federación Croata se muestra orgulloso de los arlequinados por un «resultado histórico»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Moscú

Davor Suker, presidente de la Federación Croata de Fútbol, pasó orgulloso por la zona mixta de Luzhniki e hizo un balance del subcampeonato de la selección: «Estoy contento por el resultado histórico. Si hace un mes alguien dice que íbamos a estar en la final... Tenemos que estar orgullosos de nuestro pueblo de cuatro millones. He recibido muchísimos mensajes. Mucha gente adora al pueblo croata», afirmó.

Tras colocar Francia el 4-1 en el marcador pareció que afloró el cansancio por el 'partido extra' de los octavos, cuartos y semifinales. «Hemos visto que hemos jugado tres prórrogas y es como un partido más. Pero hoy cada jugador ha dado la vida. Por estas cosas vale la pena jugar al fútbol, hemos demostrado que no importa el dinero. En un Mundial sólo cuenta la unión y un juego que te da permiso de soñar».

Además, quiso alabar a Luka Modric, nombrado Balón de Oro del Mundial. «Ha hecho un torneo extraordinario es un líder enorme. Gracias a los madridistas que le apoyaron, eran todos de Croacia. Hicieron algo que no es fácil. Les doy mi enhorabuena a todos», dijo destacando la buena dupla que hace con Ivan Rakitic.

Pese a que los dos primeros goles fueron polémicos, Suker no quiso hablar del arbitraje del argentino Néstor Pitana. «No me voy a quejar del penalti ni del VAR. Con 2-1 tuvimos ocasiones para empatar, pero hay que reconocer que Francia es muy fuerte y ganó el mejor equipo», dijo de modo diplomático.

Croacia fue mayoría en las gradas y no tuvo ningún problema con el pueblo ruso, por eso quiso dar las gracias por la acogida vivida en el campeonato. «Hay que dar las gracias a Rusia, nos hemos sentido como en casa. Estoy orgulloso de que Putin, Macron y nuestra presidenta hayan dado las gracias a los jugadores croatas».

Por último, se refirió a lo que le deparará el futuro con la continuidad de Zlatko Dalic en el banquillo. «Ahora quiero descansar. Estoy muerto por dentro, esta sonrisa es una máscara. Quiero tirarme en el mar Adriático».

Fotos

Vídeos