Fútbol

Entrega de entradas nominativas en destino, entre las medidas para erradicar la violencia

Reunión institucional para erradicar la violencia en el fútbol. /CSD
Reunión institucional para erradicar la violencia en el fútbol. / CSD

Interior, CSD, LaLiga y FEF proponen a UEFA medidas preventivas y mejorar la aplicación del régimen sancionador a los clubes además de incrementar la cooperación en los dispositivos policiales entre los países participantes

COLPISA

«Estamos decididos a terminar con la violencia », decía antes de entrar en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) varios de los distintos representantes del mundo del fútbol. Ministerio del Interior, UEFA, Federación Española de Fútbol (FEF) y LaLiga se reunieron este jueves para discutir medidas para «reforzar la lucha contra la violencia en los partidos de fútbol internacionales» y abordar la mejora de la coordinación.

En el encuentro, convocado por el presidente del CSD, José Ramón Lete, participaron el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto; el comisario general de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Castro; y el representante de la Oficina Nacional de Deportes de la Policía Nacional, Juan Carlos Gil. Además acudieron el consejero de Seguridad de UEFA, Kenny Scott; el director de Seguridad e Integridad de La Liga, Alfredo Lorenzo, junto a su presidente, Javier Tebas; y el presidente de la Federación Madrileña de Fútbol, Francisco Díez, en calidad de representante de la Comisión Antiviolencia de la Federación Española de Fútbol.

Durante esta sesión de trabajo, los representantes de la Oficina Nacional de Deportes de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional han trasladado a la UEFA propuestas concretas para implementar a corto y largo plazo. Entre elllas destacan: «Generalizar la entrega de entradas en destino y las entradas nominativas, la mejora de la aplicación del régimen sancionador a los clubs o el incremento de la cooperación en los dispositivos policiales entre los países de los equipos participantes».

Ambos secretarios de Estado han afirmado que estas medidas, inspiradas en la legislación española vigente en la materia, van a reforzar la lucha contra la violencia alrededor de los partidos de fútbol internacionales y le han trasladado al representante de la UEFA la necesidad de seguir avanzando en cuántas medidas sean necesarias para su completa erradicación.

Este encuentro se produce tras los incidentes violentos que se produjeron la semana pasada antes del partido en Bilbao entre el Athletic Club y el Spartak de Moscú ruso correspondiente a la Europa League, durante los cuales murió el ertzaina Inocencio Alonso, fallecido por un infarto durante los disturbios junto al coliseo rojiblanco. La reunión se ha celebrado bajo la premisa de «actuar con la máxima colaboración y coordinación entre las Administraciones y organizaciones tanto nacionales como internacionales, con el firme compromiso, de todas las partes, para una actuación de tolerancia cero frente a la violencia».

Se trata del segundo encuentro sobre este asunto de esta semana, ya la FEF, LaLiga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), ya se reunieron en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde decidieron que propondrán al Gobierno endurecer las leyes contra la violencia en el deporte.

Todas las partes han coincidido en la necesidad de llevar a cabo con mayor asiduidad este tipo de encuentros, así como de mejorar la coordinación entre los diferentes organismos con el inexcusable objetivo de erradicar estas lacras que amenazan al fútbol». Los asistentes reconocieron que «la preocupación ha sido unánime» a tenor de los últimos acontecimientos por lo que «la educación, la formación y la conveniencia de implantar protocolos que prevengan los delitos, así como la necesidad de endurecer las sanciones en caso de comisión de actos contra el juego limpio y la normal convivencia han sido algunos de los puntos tratados durante la reunión», explicó en su nota informativa la FEF. Tras la reunión, su convocante Juan Luis Larrea ha declarado que «pretendemos ser más rigurosos en el reglamento, intentar incrementar las sanciones o estudiar la posibilidad de hacerlo, y trasladar al Consejo Superior de Deportes la intención de modificar la ley para que sea más grave o más dura en las consecuencias de los amaños y la violencia».