Falleras, un ninot y música de Chimo Bayo en el 'funeral' de Arturo Valls

El presentador Arturo Valls, en el programa de Movistar./LP
El presentador Arturo Valls, en el programa de Movistar. / LP

El presentador participó en el programa de Movistar que representa cada semana el funeral de una figura popular

LAS PROVINCIAS

`El Cielo puede esperar', el programa de Movistar producido por Lacoproductora que se emite los lunes, 'mató' esta semana a Arturo Valls. El presentador valenciano fue el protagonista de este espacio en el que se organiza un funeral al que acuden allegados del fallecido y que sirve para repasar cada semana la trayectoria de un artista.

La mayoría de los que acudieron a dar el último adiós a Arturo Valls forman parte del universo televisivo al que el presentador 'dedicó' buena parte de su vida. El encargado de abrir la ceremonia, oficiada por el cómico Dani Piqueras, fue El Gran Wyoming, que rememoró el primer día de Valls en 'Caiga quien Caiga'. Gonzo, compañero del mismo programa, recordó las primeras fallas que vivió con Arturo y sus amigos, mientras Javi Martín, con las clásicas gafas negras, apuntó que él era el verdadero guapo del programa.

Por el atril desfilaron también los actores Antonio Pagudo y Carlos Areces, que hablaron de las paellas del presentador. «Yo sé que para muchos valencianos echar limón a la paella es un crimen, pero a mí me gusta, le da frescor, le da sabor», dijo Areces, para asombro de Carmen Alcayde, también presente en el sepelio. Otros asistentes al acto fueron Félix Tusell, socio de Valls; su gran amigo Juan Ibáñez (la hormiga Trancas), que destacará el éxito de Valls entre las espectadoras de la tercera edad; o compañeros de reparto de 'Cámera Café', como la actriz también valenciana Marta Belenguer, y el cómico Joaquín Reyes.

En el funeral también hubo momentos musicales muy especiales como las actuaciones de Delaporte, los raperos Locoplaya -uno de sus grupos favoritos - y Chimo Bayo que cerró la ceremonia por todo lo alto. El músico salió al escenario en compañía de una fallera y un 'ninot' y deleitó al personal con «La tía Enriqueta», que no dudaron en bailar todos los presentes y el propio Valls desde el limbo. El programa -como ya ocurrió en semanas anteriores con Leiva y Ana Belén- terminó con la 'resurrección' del invitado.