El Palau no informa a los abonados del lugar de los conciertos a 20 días de la programación

La actuación de la Orquesta de Valencia en la playa en julio de 2018. /LP
La actuación de la Orquesta de Valencia en la playa en julio de 2018. / LP

El auditorio, que canceló la actividad hace dos meses, arrancará la temporada el 24 de septiembre con el ciclo de cámara en el Almudín

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

El cierre indefinido del Palau de la Música se decretó en julio. Desde entonces los responsables tratan de salvar la temporada 2019-2020. En 20 días arranca el ciclo de cámara y lo hará, según fuentes del auditorio municipal, en el Almudín. La web del coliseo informa, dos meses después de la caída del techo de la sala Rodrigo, que los conciertos se celebrarán en el espacio clausurado tras el derrumbe. El auditorio municipal no ha actualizado la web a 20 días de las actuaciones, pero tampoco mantiene al tanto de los cambios respecto al emplazamiento de la programación a los abonados. En el portal del centro cultural se detalla que de la reubicación de los conciertos se informará «personal e individualmente» a los abonados, algo que todavía no ha hecho el Palau.

El auditorio municipal explicó ayer que se dará a conocer a los abonados el lugar de celebración de los conciertos a través de correo postal, email y SMS. Esa información se remitirá a partir del momento en que estén completamente reubicadas las actividades del programa.

Dadas las circunstancias que describen desde el auditorio, el público todavía tendrá que esperar. En estos momentos, aseguraron, está «colocada la mayor parte de la programación», pero no concretaron a qué espacios irá cada actuación de la Orquesta de Valencia o de las formaciones invitadas. Sólo se sabe que el Palacio deCongresos, Palau de les Arts, Teatro Principal, TEM y Rambleta son las alternativas a las que se ha recurrido. Pero el público desconoce qué día tendrá que desplazarse a cada espacio.

«Es complicado encontrar sitios alternativos», apuntan desde el espacio municipal. El Palau confirma lo que dijo en julio: el Ciclo de Cámara, que arranca el 24 de septiembre, se celebrará en el Almudin pero «los abonados aún no han sido informados», añaden.

También se sabe que los conciertos de música pop y rock impulsado por el auditorio se trasladaron a La Rambleta, Palacio de Congresos y TEM, pero no todos. Según fuentes del Palau, el artista Juan Perro ha cancelado su concierto por decisión propia ya que quería actuar en el Palau. Este suspenso se suma a otras cancelaciones de promotores privados (Film Symphony Orchestra, la Gran Noche de la Zarzuela, etcétera) que avanzó LAS PROVINCIAS el 26 de julio.

ElTeatro Principal –una de las alternativas consideradas– no tiene prevista actividad alguna trasladada desde el Palau de la Música, según fuentes del Institut Valencià de Cultura, salvo las galas de inauguración y clausura de la Mostra deValència, festival que se celebrará en la capital entre el 24 de octubre y el 3 de noviembre. El espacio escénico tiene ocupados los últimos meses de este año con su programación.

La incertidumbre que rodea a uno de los espacios culturales más emblemáticos de la capital delTuria no sólo se cierne sobre el público fiel a los conciertos. También la sufren los músicos. Fuentes del comité de empresa confirmaron a este periódico que hasta ayer no se había comunicado al órgano de representación de los trabajadores el lugar al que se trasladará cada concierto. Sabe es que la Orquesta de Valencia, que esta noche abre un ciclo de conciertos grtauitos en la playa de las Arenas, iniciará hoy los ensayos en la sala García Navarro.

El comité de empresa tenía programada una reunión con la dirección del auditorio el viernes, pero las fuentes señalaron que se les comunicó que este encuentro se traslada al próximo martes. Hasta la semana que viene poco más podrán saber los trabajadores de un espacio cultural donde el pasado 29 de junio se desplomó el techo de la Sala Rodrigo. El incidente se sumaba al sufrido en abril de 2018 cuando cayó parte de la cubierta de la Sala Iturbi. Todo después de que un año antes se desprendiera el trencadís de la fachada.

Lo acontecido en la sala Rodrigo fue el punto de inflexión. Días después del suceso, el 2 de julio, tras la inspección de los bomberos, el auditorio tuvo que cerrar sus principales salas, es decir, los espacios que albergan la programación musical. El grueso del Palau quedó sin actividad. Quedó abierto el hall y salas pequeñas, como la García Navarro o Lucrecia Bori, pero sin conciertos. Ni la sala Rodrigo ni la Iturbi podrán acoger programación, ni en ellas podrá entrar el público, a tenor de los informes de bomberos.

El 25 de julio comparecieron el director y la presidenta del auditorio, Vicent Ros y Glòria Tello. Explicaron que la temporada 2019-2020 se salvaba y que se había reubicado el 60% de la programación. Confirmaron que se mantenía el cierre indefinido para acometer una reforma integral de las salas Iturbi y Rodrigo, pero no dieron plazos ni presupuesto para la rehabilitación. No ha habido nuevos anuncios.