Kiko Veneno: «La sociedad está aletargada. Sólo tiene miedo a no poder consumir»

El cantante Kiko Veneno. /LP
El cantante Kiko Veneno. / LP

El intérprete, que actúa hoy en Valencia, asegura que «hacer música en este país es una batalla»

Sara Roqueta
SARA ROQUETA

El 'Sombrero roto', de Kiko Veneno, emite señales por doquier. Tras más de seis años sin publicar un álbum de estudio, el cantante catalán regresa con un disco en el que cohabitan sonidos como el pop, el flamenco y la música electrónica. Esta última acompaña con carácter canciones como 'Vidas paralelas', 'Yo quería ser español' o 'La higuera', que podrán escucharse hoy en los jardines de Viveros de Valencia.

–Presenta 'Sombrero Roto', ¿qué trae de nuevo este álbum?

Volver a hacer música. El disco nace de mi empeño por crear en contra de la industria cultural, las costumbres políticas y el consumo que nos rodea. Hacer música en este país es una batalla. No vivimos en un mundo en el que la creatividad sea bienvenida. En mi caso, si las circustancias no son favorables iré por otro lado. Si hay obstáculos los saltaré. Esa es mi forma de continuar y reinventarme.

–Con un trabajo marcado por la música electrónica. ¿Estamos ante la versión más experimental de Kiko Veneno?

–La experimentación que hago es personal, conmigo mismo y sobre mis sonidos. No estoy en la vanguardia de nada. Ahora hay una generación de gente joven que sí que experimenta con la música. Es el caso del 'trap' con esas letras y sonidos que nunca se habían hecho.

–Y en esta nueva industria musical, ¿existen todavía canciones con poderío de himno como lo fueron las suyas, las de Joaquín Sabina o Joan Manuel Serrat?

No, no las hay. No digo que no haya en España gente con capacidad para crear canciones que sean himnos. Existen, pero vivimos en un modelo de consumo en el que todas las vivencias culturales están pasadas por la publicidad, la propaganda y la sobreexposición en redes. Nos deleitamos con la cantidad de medios que tenemos para crear, pero realmente no hacemos gran cosa con ellos. El sistema es superficial. No favorece la comunicación ni la cultura .

–'Me quiero asegurar que mi sombrero está bien roto y los rayos pueden entrar en mi cabeza', cantaba en 'Los delincuentes'. Actualmente, ¿hay sombreros demasiado opacos?

«El mundo es una desazón, aunque los políticos digan que todo va bien»

–Esta metáfora es una imagen de cuando teníamos fe en la humanidad, en el relevo generacional y en un cierto progreso cultural y democrático. Ahora la sociedad no se plantea nada, no se pregunta. Además, vivimos en un sistema cada vez más controlado, con menos libertad. No somos capaces de asumir que estemos destruyendo el planeta. El mundo es una desazón. Aunque los políticos digan que todo va bien.

–De hecho, en canciones como 'Yo quería ser español' reflexiona sobre el miedo. ¿Somos una sociedad atemorizada?

–En realidad es un tema retórico porque la gente ya no tiene miedo. La sociedad está aletargada. Solo teme no poder consumir. Yo hablo del miedo fundacional, de esas personas que han intentado comprender el mundo y continuar hacia delante. Ese miedo no está presente hoy en día. Solo observo un pánico superficial. Parece que lo que más preocupa son las redes sociales.