Las lecciones de Chicho a los valencianos

María Fernandad'Ocón, en na imagen de 'El televisor'./LP
María Fernandad'Ocón, en na imagen de 'El televisor'. / LP

La popular presentadora aprendió a «ponerse el listón alto», al humorista le descubrió «el ritmo en el escenario» y la actriz de teatro participó en 'Historias para no dormir'

Laura Garcés
LAURA GARCÉSVALENCIA

Hablar de Chicho, de Narciso Ibáñez Serrador, fallecido el pasado viernes a los 83 años de edad, es poner sobre la mesa el nombre de un «maestro», como le define el humorista Paco Arévalo. Chicho, el 'padre' de 'Un, dos, tres' y de otros grandes inventos televisivos, para la presentadora Nuria Roca fue un «visionario», el mismo que en palabras de la actriz María Fernanda d'Ocón resultó un «innovador total». La presentadora, el humorista y la actriz son tres valencianos que un día se pusieron a sus órdenes, trabajaron con él. Le conocieron bien. ¿Qué aprendieron de ese maestro innovador e incluso visionario siguiendo las indicaciones de su batuta?

Nuria Roca era muy joven cuando Chicho la contrató para el programa concurso de televisión española 'Waku Waku'. Presentó el espacio durante tres temporadas a finales de los noventa y principios de esta centuria. Llegó procedente de la televisión valenciana, del entonces Canal 9, se encontró con un director que «fue maravilloso».

Nuria Roca, en el programa 'Waku Waku'.
Nuria Roca, en el programa 'Waku Waku'. / LP

Chicho le transmitió que «tenía que ponerme el listón muy alto», destaca la popular presentadora, y también a «aprender de los errores». Recuerda muchas enseñanzas, pero insiste especialmente en cuánto le ha ayudado que le trasladara «tener inquietud e interés por hacer las cosas y, sobre todo, a confiar en mí misma, a creer en lo que hacía», una lección sin duda de gran ayuda para alguien que estaba empezando.

Cuando el humorista Paco Arévalo tiene que responder a cuánto tiempo trabajó en 'Un, dos, tres', no puede concretar los años. Sí sabe que el popularísimo concurso televisivo contó con su humor muchas temporadas. Tantas que tuvo tiempo de disfrutar de numerosas lecciones de alguien a quien no duda en conceder el título de «maestro».

Paco Arévalo, en el centro de la imagen, junto a compañeros de 'Un, dos, tres'.
Paco Arévalo, en el centro de la imagen, junto a compañeros de 'Un, dos, tres'. / LP

Confiesa que con él «aprendí muchísimo. Era muy exacto, le gustaba la perfección». De ello extrajo Arévalo importantes lecciones de alguien con quien mantuvo una buena relación más allá de su trabajo en 'Un, dos, tres'. «Con él se aprendía disciplina y que es muy importante saber bien los guiones». Pero no sólo eso, aquel profesional que fue «director, realizador e intérprete te enseñaba incluso a cómo tenías que moverte o darte la vuelta para no perder el ritmo».

María Fernanda d'Ocón, actriz de teatro, estaba muy ocupada con sus representaciones en el María Guerrero de Madrid cuando Chicho recurrió a ella para algo distinto. «Me llamó para la televisión porque alguien se le había puesto mala. Me dijo que sólo tenía que leer. Cuando llegué, pregunté dónde estaba el libro y me dijo que la lectura la tenía que hacer como se hacía en televisión, con los carteles». Aquella circunstancia resultó todo un descubrimiento para una experimentada en las tablas, que con Chicho, como ella recuerda realizó dos monólogos y protagonizó el capítulo 'El televisor' de la serie 'Historias para no dormir', en RTVE.

La tele no era el territorio habitual de esta intérprete que vio en Chicho a alguien «interesantísimo, inteligente y encantador» que a lo largo de su trayectoria profesional descubrió que era un «innovador total».

Más información