Seis ciudades quieren acoger los Goya 2020

Entrega de un premio Goya. /Efe
Entrega de un premio Goya. / Efe

Málaga, Zaragoza, Palma y Bilbao desean suceder a Sevilla, y Valencia apuesta por ser sede en 2021, centenario del nacimiento de Berlanga

R. C.

Sevilla, Valencia, Palma, Málaga, Bilbao y Zaragoza son algunas de las ciudades que se han ofrecido a acoger la gala de los Premios Goya del año próximo, aunque tampoco está descartado volver a Madrid. El presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, señaló a Europa Press que la decisión se tomará previsiblemente la próxima semana. Precisamente, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, afirmó este viernes que la ciudad trabaja para acoger la gala en 2020, aunque dejó claro que, pese a que se avanza, no está cerrado un acuerdo. «Es una opción cierta pero no está cerrado todavía», apostilló.

De la Torre indicó que las aspiraciones de Málaga para que pueda acoger esta gala las «conoce» la Academia y afirmó que «no es un tema que esté cerrado». «Vamos avanzando en esa dirección y esperamos contar con los apoyos necesarios de otras administraciones y también del mundo privado para poder cerrar los acuerdos», indicó.

Por su parte, Valencia también confirmó que espera retomar «en breve» las conversaciones para acoger la gala de entrega de los Premios Goya en 2021, fecha en la que se cumplirá el centenario del nacimiento del director Luis García Berlanga. Fuentes conocedoras de la negociación confirmaron que la voluntad del gobierno de la ciudad es retomar en breve, una vez se configure el equipo del Ayuntamiento de Valencia, el proceso para albergar la gala en esa fecha.

Barroso adelantó que los humoristas Andreu Buenafuente y Silvia Abril «probablemente» repetirán como presentadores de los gala, tras el éxito de la pasada edición, que se celebró en Sevilla. «Estamos muy contentos y agradecidos», destacó el guionista y director respecto al éxito del trabajo de ambos humoristas, de quienes destaca su «concepto de espectáculo televisivo, su rigor profesional y su sentido del humor», al tiempo que destacó que el Terrat es una «productora impecable».