Cultura y Carmen Cervera prorrogan tres meses las conversaciones sobre su colección privada

Carmen Cervera. /
Carmen Cervera.

La baronesa reclama al Ministerio de Cultura poder utilizar 60 cuadros de su propiedad para otras exposiciones

ÁLVARO SOTOMadrid

El Ministerio de Cultura y los representantes de Carmen Cervera han acordado prorrogar tres meses más, hasta el 31 de julio, las conversaciones que están manteniendo sobre la renovación de la cesión de la colección privada de la baronesa Thyssen, según ha informado este viernes el departamento de Íñigo Méndez de Vigo. Las negociaciones debían haber culminado el 30 de abril, cuando se había fijado el fin de la primera prórroga, pero ante la falta de acuerdo, las partes han decidido darse más tiempo.

La colección privada de Carmen Thyssen consta de 429 obras y parte de ellas se exponen ya en el museo madrileño. En estas negociaciones la baronesa, que quiere cerrar un acuerdo para los próximos 20 años, aspira a poder utilizar 60 cuadros para mostrarlos en otras exposiciones. Deseo profundamente que mi colección pueda seguir en España de forma permanente siempre y cuando tenga un marco legal que respete y proteja el valor de esta colección única, que garantice la accesibilidad y movilidad de las obras para poder llevar a cabo exhibiciones en todo el mundo y para dotar a la colección de mayor visibilidad, aseguró la baronesa el pasado 31 de enero.

Además, Carmen Thyssen ha mostrado su profundo malestar con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al que reclama que se reinterpreten los acuerdos fiscales del 2000. La baronesa asegura que su colección vale más de 1.000 millones de euros pero está en situación de precariedad porque, según asegura, ella necesita liquidez.

El momento de máxima tensión llegó el pasado 10 de marzo, cuando la baronesa anunció que vendía Caballo de carreras en un paisaje, de Degas. Se trataba de una medida para presionar al Ministerio y cerrar el acuerdo cuanto antes, ya que un mes después negó que lo fuera a vender.

El Ministerio ha asegurado este viernes que trabaja con el objetivo de lograr una cesión a largo plazo de la colección en unas conversaciones que avanzan satisfactoriamente y por buen camino. También ha recordado que la colección permanente del Museo Thyssen-Bornemisza propiedad del Estado -800 obras de arte adquiridas en 1993- está al margen de este proceso de negociación y su continuidad se encuentra completamente garantizada.