MÁXIMO CONFIESA

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDAValencia

Máximo -antes Màxim, antes Maxi- Huerta volvió a asomarse a la pantalla entonando el yo confieso. El periodista valenciano tiene nuevo magacín en TVE y comenzó repasando lo que ha supuesto el último año en su vida. «Me han llamado de todo: el de la tele, el de Ana Rosa, el breve», comentó a modo de introducción. Estaba claro que tarde o temprano el tema ministerial iba a salir en el saloncito que ha montado en La 1, así que decidió adelantarse y sacó él mismo el tema. Es más, permitió a sus colaboradores que preguntasen sobre la cuestión. «Solo hemos venido para eso», dijo en tono jocoso María Gómez -que ya es de por sí un buen motivo para ver el programa y comprobar cómo se desenvuelve en otros registros diferentes a los que nos ha regalado en los últimos meses en 'Ese programa del que usted me habla'-. Nosotros, los espectadores, curiosos, también habíamos ido allí, a las 12.25 horas de la mañana, para eso.

«Han sido tiempos convulsos», había advertido Huerta en el arranque. «Volver a las cosas que te gustan es bueno», afirmó poco antes de empezar a responder a preguntas que, dicho sea de paso, ya había contestado en alguna ocasión. Que si cómo le llamó Pedro Sánchez. Que por qué no le contó al presidente los problemas anteriores que había tenido con Hacienda. Que de qué modo se recupera uno de semejante 'epic fail'. Que si pensaba que con otros habían sido menos exigentes.

No nos descubrió nada que no supiésemos, pero estuvo bien verle a él repasarlo de un modo cordial, restándole drama y siendo consciente de que lo podía utilizar como baza para generar atención en torno a su recién estrenado proyecto televisivo. Ninguno de los colaboradores se interesó por nada que no debieran pero tampoco parecieron encorsetados a la hora de comentar. Se supo rodear bien Máximo. Y eso en esta vida es importante. Y de momento es lo más relevante que tiene 'A partir de hoy', una nomina de nombres -Guillermo Rodríguez, Ana García Siñeriz, la propia Gómez- a los que no estamos acostumbrados a ver en el papel de contertulios y que pueden cumplir bien en ese rol. Es un buen punto de arranque.