«El Gobierno no quiere saber nada de nosotros; con un tesoro ya estarían aquí»

El 'Francisco y Catalina', con el que la familia Durá rescató a 51 inmigrantes, en medio del Mediterráneo en 2006. / efe
El 'Francisco y Catalina', con el que la familia Durá rescató a 51 inmigrantes, en medio del Mediterráneo en 2006. / efe

Oltra pide que intervenga el Ejército mientras las familias de los marineros se confiesan «angustiadas» y el mal estado del mar impide al barco incluso faenar La tripulación del pesquero de Santa Pola denuncia el abandono de la Administración

A. CHECA/EFE VALENCIA.

La paciencia a bordo de 'Nuestra Madre Loreto' empieza a agotarse. Camino de cumplirse una semana del rescate de una docena de inmigrantes a flote frente a las costas de Libia, con las provisiones y el agua a cinco días de agotarse, constantes mareos de la docena de rescatados, total ausencia de noticias por parte de la administración española y una tormenta con vientos de 35 nudos que ayer azotó el pesquero de Santa Pola y le impidió faenar o acercarse a cualquier puerto. Sobre la cubierta, en el puesto de mando, mientras el patrón Pascual Durá descansa (el mismo de la estirpe familiar responsable de rescatar en una década a casi 100 náufragos, como adelantó ayer LAS PROVINCIAS), el segundo de a bordo, Vicente Sempere, definitivamente estalla: «El Gobierno de España no quiere saber nada de nosotros. Si hubiera sido un tesoro, seguro que ya estarían aquí, vendrían volando o en submarino».

Literalmente en medio del mar, a 100 millas de Libia y 120 de Malta, la tripulación acusa ya la soledad. «Aquí no ha llamado nadie. Sólo ustedes, los periodistas. No sabemos nada, es la peor situación. Muchos empiezan a creer que España les ha abandonado», afirma el marinero en alusión a los inmigrantes.

Las reservas de agua y víveres, con la tripulación doblada a bordo, se van desplomando. Ahora mismo, las provisiones y el combustible no permiten que el 'Loreto' esté más de una semana sin tocar tierra. «Nosotros haremos lo que nuestro presidente Pedro Sánchez nos diga, lo que quiera España. Podemos estar aquí hasta que nos digan», subraya el segundo patrón. Pero es taxativo: «Nuestra capacidad de resistencia en el mar se limita a seis días».

«Haremos lo que Pedro Sánchez nos diga, pero nuestra resistencia en el mar se limita a seis días»

Sin comunicación

La docena de inmigrantes no cesa de marearse y sentirse indispuestos por un temporal que azota la zona y que se podría prolongar incluso hasta la noche de hoy. En tierra, en Santa Pola, las familias de los marineros alicantinos viven un auténtico suplicio. Las condiciones meteorológicas les impiden comunicarse vía satélite con el navío. Pepi Irlés, madre del capitán, Pascual Durá, confiesa su inquietud: «Estamos angustiados, y eso que mi hijo es muy optimista y siempre intenta calmarnos. Nos ha dicho que no nos preocupemos».

Durante una década, ella ha vivido los cuatro rescates en los que los Durá, padre e hijo, Pascual y su marido José, han salvado la vida a 93 inmigrantes en pateras a la deriva frente a las costas de Libia y Malta. «Ojalá se solucione pronto», añade encogida la madre del patrón.

Mientras, desde el Consell, la vicepresidenta Mónica Oltra, insistió ayer en reclamar la colaboración del Gobierno y la intervención del Ejército, a través de medios del Ejército como las fragatas, si 'Nuestra Madre de Loreto' no encuentra un puerto «cercano». Según Oltra, «el mar no es un lugar donde morir, sino de vida», y reiteró que la Comunitat, como ya ocurrió con el 'Aquarius', es «tierra de acogida».

 

Fotos

Vídeos