El Consell envía a casa a las unidades móviles de emergencias en pleno frente de lluvias

Personal de Emergencias vigila el cauce del río Sellent, ayer, a su paso por la localidad valenciana de Cárcer. /
Personal de Emergencias vigila el cauce del río Sellent, ayer, a su paso por la localidad valenciana de Cárcer.

La directora general de Prevención, Delia Álvarez, aduce motivos de seguridad laboral y de conservación de las pistas, pero los trabajadores aseguran que la medida no tiene precedentes

BERNAT SIRVENTAlicante

La Generalitat Valenciana, a través de la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, ordenó a primera hora de ayer a todas las unidades móviles de prevención de incendios y emergencias, que a su vez dependen de la empresa pública Vaersa (especializada en servicios de control y prevención del medio natural), que no realizaran su trabajo por motivos de seguridad personal y laboral y para no deteriorar el estado de la red de pistas rurales.

son las unidades móviles de prevención de incendios y emergencias que tiene la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente a su cargo en la Comunitat Valenciana. Son empleados y contratados por la empresa pública Vaersa. Cada una de esas unidades la forman dos personas con un todoterreno para llegar a los puntos más inaccesibles del medio rural.Fijos discontinuos

La inmensa mayoría de la plantilla de estas unidades, esparcidas por todo el territorio autonómico con bases que comparten, en ocasiones, los miradores con los agentes forestales, es de fijos discontinuos. No obstante, también hay gran número de contratados temporales. Los primeros realizan diez meses de contrato, con nueve meses presenciales. Los segundo suelen tener contratos de verano de tres a cinco meses para los observatorios contra incendios.Emergencias

La directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez, asegura que la decisión se adoptó ayer en coordinación con Emergencias.

La consigna salió de la Dirección General de Prevención de Incendios Forestales, de la que dependen estas unidades, y no dejó de causar sorpresa y extrañeza en la plantilla, dado que uno de sus cometidos más básicos es la vigilancia del estado de los barrancos y las posibles crecidas e los cauces de los ríos y el estado general de los caminos rurales. La directora general Delia Álvarez explicó a este diario que la decisión estaba totalmente justificada, pese al episodio de lluvias intensas que sufre buena parte de la Comunitat Valenciana, en especial el norte de Alicante y el sur de Valencia, desde el pasado domingo. Hoy, la situación de riesgo de precipitaciones intensas en el norte de la provincia sigue activada por la Agencia Estatal de Meteorología.

Fuentes sindicales de estas unidades, que suman cien en toda la Comunitat Valenciana aunque ahora no estén todas en activo debido a que durante los meses de verano se incrementa la plantilla temporal en los observatorios de las zonas rurales más expuestas a los incendios forestales, aseguran que, además de la prevención del fuego, uno de sus cometidos básicos es precisamente, cuando hay temporales de lluvias torrenciales como el que se registra en los dos últimos días, el control de los cauces y barrancos, si hay crecidas en los ríos, así como el acompañamiento al lugar más recóndito del ámbito rural de los agentes de la Guardia Civil, Policía Autonómica, Bomberos o brigadas forestales.

Por ello le causó extrañeza, a la par que sorpresa, cuando no estupefacción, a la plantilla. Además, también creen desacertada la decisión de dejarlos sin trabajo ayer cuando, un día antes, el domingo, «hacía peor tiempo y llovió incluso más en algunos municipios», explican fuentes sindicales de las unidades dependientes de Vaersa que piden expresamente su anonimato total «por temor a represalias». A las diez de la mañana, a través de su perfil en Twitter, Prevenció d'Incendis, vinculado a esta Unidad Móvil de Prevención de Incendios y Emergencias, lanzó varios mensajes de denuncia arrancando con éste: «Así trabajan Vaersa y el Gobierno valenciano. Hoy debe ser un día para que todos los medios de emergencia estén atentos, ¿verdad?». A continuación explica cuáles son sus cometidos y alerta de que «nos han mandado a casa, pese a pagarnos la sociedad; estos es incomprensible, nos está hirviendo la sangre», añade el colectivo en la red social. Aseguran que «estamos preparados para trabajar en las condiciones más adversas y llegar a los sitios más alejados y aislados de la Comunitat».

La orden la justificó poco después, a preguntas de este diario, la directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez. Asegura que no es la primera vez que ocurre esto al existir un protocolo que lo establece. Es decir, que en días de lluvia intensa «se prefiere que estas unidades estén inactivas, aunque siempre localizables, para evitar problemas con la seguridad personal y laboral de los trabajadores y para impedir que se degraden las pistas forestales por el machaque que supone el paso de los todo terrenos por el barro».

Añade que la decisión se adopta de manera coordinada con la Agencia de Emergències de la Generalitat. «Hemos preguntado si, por el temporal, había un operativo para movilizar por crecida de cauces y ríos y nos ha dicho que no», añade, para recalcar que el estado de los caminos es «preocupante».

Delia Álvarez insiste en que «se aplica el protocolo a rajatabla; no es la primera vez».