La renta valenciana de inclusión prometida por Oltra cuesta cerca de 300 millones al año

Un indigente duerme junto a las Torres de Quart. / Jesús Signes
Un indigente duerme junto a las Torres de Quart. / Jesús Signes

La conselleria tendrá que incrementar el gasto de forma progresiva hasta multiplicar por seis los 50 millones actuales

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

A finales del año pasado, la consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, presentó el que, probablemente, sea el proyecto estrella de su departamento, la bautizada como renta valenciana de inclusión, sin conocer el coste económico que tendría. El plan de la vicepresidenta se centra en actualizar la actual renta garantizada de ciudadanía -una ayuda monetaria mensual que se concede a los residentes sin apenas recursos- reduciendo los requisitos para obtenerla y, de esta forma, poder ampliar el número de beneficiarios.

Sin embargo, el Consell ahora ya sabe que la inversión que requiere el nuevo modelo dispara el gasto actual. Así, mientras que este año está previsto destinar de las arcas públicas algo más de 50 millones de euros a estas prestaciones, para 2020 la cifra que maneja Oltra se multiplica por seis, hasta llegar a los 298,9 millones. Sin embargo, la consellera considera que estas cuantías suponen una inversión y que el retorno (a través de la generación de empleo y las cotizaciones a la seguridad y el pago de impuestos, entre otros) será todavía mayor. De hecho, según subrayó esta semana, «por cada euro invertido por la Generalitat, la sociedad valenciana recupera 1,12 euros».

La vicepresidenta dice que, por cada euro invertido, la sociedad valenciana recupera 1,12

Oltra aportó estos datos en la presentación de un estudio elaborado por el departamento de Economía Aplicada de la Universitat de València (UV) que detalla la situación socioeconómica registrada en la Comunitat entre 2008 y 2015, el impacto que tiene la actual renta garantizada de ciudadanía y las cifras que se alcanzarán con la aplicación de las nuevas modalidades que establece de futura renta de inclusión. Según los datos proporcionados, el presupuesto del año próximo (88,5 millones) ya duplica el del pasado ejercicio (44 millones), mientras que en 2019 se incrementará hasta los 262,6 millones. Para 2020, ya en la próxima legislatura, la inversión prevista rozará los 300 millones, cuantías que se destinarán, principalmente, a la concesión de ayudas económicas mensuales.

La vicepresidenta, sin embargo, trasladó que según el estudio el 61% del gasto neto que generen estas nuevas rentas «se quedará en empresas valencianas» y, en 2020, se registrará un «incremento de la producción de 216,1 millones de euros». Según el informe de la UV, en 2020 gracias a la renta de inclusión se habrán creado más de 3.000 nuevos puestos de trabajo y, por ejemplo, se recuperarán 31,1 millones de euros en concepto de IVA, 3,1 de IRPF o 8,3 en cuotas de la Seguridad Social.

Estas ayudas aumentarán de los 385 actuales a los 532 euros mensuales para cada titular

El citado aumento en la cantidad económica que la Generalitat deberá destinar para cumplir el compromiso de Oltra se debe, especialmente, a la ampliación de modalidades distintas y a la reducción de los requisitos para obtenerla, por lo que esperan incrementar el número de beneficiarios de los 50.000 actuales a más de 230.000 en 2020 que, además, recibirán importes más elevados. En concreto, en 2018 se establece una renta de inclusión para aquellas personas sin recursos que se comprometan a cumplir el itinerario marcado por los servicios sociales (especialmente la búsqueda de empleo).

Más

Estas ayudas aumentarán de los 385 actuales a los 532 euros mensuales para cada titular, pero en función del número de miembros de la familia se eleva progresivamente hasta los 745 euros. Al año siguiente, estas ayudas se amplían con la modalidad de renta complementaria de prestaciones (hasta 149,1 euros mensuales), centrada especialmente en aquellos pensionistas que perciben rentas no contributivas; y en 2020 se implementa también la renta complementaria de ingresos de trabajo (entre 210 y 265 euros al mes) para aquellos trabajadores que su sueldo no supere el 80% del salario mínimo.

Las cifras

230.790
personas se beneficiarán de la nueva renta de inclusión en 2020 según la conselleria.
298,9
millones de euros es la estimación de gasto que maneja la Generalitat para 2020.
28,34
euros de inversión per cápita se llevará a cabo el año que viene. 45,39 en 2019 y 49,73 en 2020.
3.026
puestos de trabajo nuevos se habrán generado con la aplicación del nuevo modelo.

Además, los requisitos también cambian. Hasta ahora, para poder optar a ellas, era necesario estar empadronado en la Comunitat, al menos, dos años, disponer de permiso de residencia legal y tener entre 25 y 65 años. Con la nueva renta, sólo hace falta acreditar la residencia efectiva en la región durante el último año y tener 18 años o más (16 en casos de personas con hijos a su cargo). La duración también varía. Ahora se recibe, como máximo, durante tres años seguidos y debe renovarse cada seis meses, pero con el nuevo modelo se mantendrá mientras dure la situación que ha propiciado su concesión.

Fotos

Vídeos