Las Provincias

'Philae' se echa a dormir tras quedarse sin baterías

vídeo

Fotografía capturada por una cámara de alta resolución del instrumento Osiris para intentar identificar el lugar de aterrizaje de 'Philae'. / Efe | Atlas

  • Los científicos no saben si el módulo podrá volver a despertar ni cuándo lo hará, aunque antes de apagarse ha enviado valiosos datos sobre el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko

El módulo 'Philae', primer artefacto humano que consigue aterrizar sobre un cometa, se ha "echado a dormir" sobre la superficie del asteroide por falta de batería, sin que se sepa si podrá volver a despertar ni cuándo.

"Con sus baterías agotadas y sin suficiente luz solar para recargarlas, 'Philae' ha entrado en "modo reposo" para un silencio potencialmente largo", ha explicado la Agencia Espacial Europea (ESA).

Antes de entrar en este estado, que implica que todos sus instrumentos y la mayoría de sus sistemas están apagados, el módulo pudo transmitir valiosos datos científicos sobre el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, según ha explicado a través del blog de la misión 'Rosetta' su responsable, Stefan Ulamec. Ulamec ha considerado que el aparato se he desempeñado "magníficamente bajo duras condiciones", por lo que se ha mostrado "orgulloso del increíble éxito científico" que ha supuesto.

El contacto se perdió a las 00.36 GMT, poco antes de la pérdida de comunicación que ya estaba prevista en cualquier caso, porque la sonda 'Rosetta', desde la que fue lanzada 'Philae', orbita ahora fuera de su alcance. "A partir de ahora, no será posible contacto alguno a menos que los paneles solares de 'Philae' reciban suficiente luz solar para generar la energía necesaria para despertarlo", ha insistido la ESA.

Maniobra de elevación y giro

La agencia realizó la pasada noche una maniobra de "elevación y giro" de su tren de aterrizaje para conseguir que el módulo pueda acceder mejor a los rayos solares y alimentar así sus exhaustas baterías. Si esos esfuerzos surten efecto podrá comprobarse a partir de las 10.00 GMT de hoy, cuando 'Rosetta' pueda volver a establecer comunicación con su módulo.

Tras un viaje de 511 millones de kilómetros desde la Tierra el módulo se posó hace tres días en el asteroide, aunque no aterrizó donde estaba previsto, sino en una zona oscura y rocosa que no le permitió cargar las baterías.

Temas