Las Provincias

La moneda social más veterana se llama 'zoquito' y nació en Jerez

La moneda social más veterana se llama 'zoquito' y nació en Jerez
  • Los pioneros de esta iniciativa en España, que cumplen diez años en 2017, se muestran sorprendidos por "la que se ha montado" con la propuesta de Ada Colau

El proyecto de Ada Colau de implantar en Barcelona una moneda local es ya una realidad en decenas de localidades en España. La más veterana es el 'zoquito', una moneda complementaria al euro y que funciona en Jerez desde el año 2007. Esta divisa social surgió a iniciativa de la asociación de consumidores de productos ecológicos El Zoco, de la que la moneda toma su nombre, 'zoquito'. No utilizan monedas o billetes, ni físicos ni virtuales, sino que el sistema se asemeja más al trueque basado en la confianza entre las partes. Un intercambio de bienes y servicios sin ánimo de lucro en el que cada miembro (que en sus mejores tiempos ha rondado los 200) posee una cartilla donde anotan los intercambios realizados.

Desde esta comunidad se muestran sorprendidos de "la que se ha montado" con la propuesta de Ada Colau, más aún cuando en España existen alrededor de 200 iniciativas de moneda local en activo. "Parece que no ha preocupado hasta ahora porque se trataba de una cosa minoritaria, basada en la confianza; aunque lo que propone Colu se parece más a la iniciativa de Bristol, más extendido y trabajado, y ligado al Ayuntamiento de forma que incluso pueden pagar a los funcionarios con esa moneda", explica Natividad Sanz, coordinadora del 'zoquito'.

En el caso del 'zoquito', se trata de una asociación que no está oficializada ni ligada al ayuntamiento, y que tiene como objetivo "organizar económicamente una comunidad para favorecer los intercambios de bienes y servicios entre las personas". De esta manera, destacan, se promueve el "desarrollo de una economía local, solidaria, justa y sostenible", logrando que "la riqueza se quede en la comunidad donde ha sido creada".

La iniciativa ha generado además diversas réplicas en zonas cercanas y a pequeña escala, como los 'arquitos' en Arcos; el 'camaleón' de Rota y el 'salero' en Valdelagrana. En la mayoría de los casos se trata de monedas de uso reducido, en ocasiones compartidas por menos de un centenar de personas que pertenecen a una pequeña localidad, o incluso un barrio, ya que su uso pretende precisamente el fomento de la economía local.

Según los datos presentados en mayo de 2013 en las Jornadas de Monedas Complementarias que se celebró en Sevilla, existen al menos 70 monedas sociales que utiliza un grupo de personas para adquirir productos o contratar servicios.

Los 'parlones' catalanes

En Cataluña, Ada Colau puede inspirarse en el ejemplo de Santa Coloma de Gramenet. Su moneda local -con nombre aún por definir, aunque bautizada socialmente como 'parlones'-, entrará en circulación el próximo año impulsada por su alcaldesa, Núria Parlon (PSC) y por una subvención de más de 100.000 euros procedente de la Unión Europea. En este caso, la moneda está inspirada en la 'Bristol Pound' británica, en cuanto a que irá ligada al presupuesto público utilizándola por ejemplo para el pago de las subvenciones otorgadas a entidades públicas o como abono de parte del salario de los funcionarios.