Un nuevo pozo garantiza el suministro de agua potable a Benigembla, Benissa y Senija

El presidente de la Diputación de la Alicante, César Sánchez, durante la inauguración del nuevo pozo ubicado en Benigembla. / LP
El presidente de la Diputación de la Alicante, César Sánchez, durante la inauguración del nuevo pozo ubicado en Benigembla. / LP

La nueva obra, Corralet II, contará con un caudal máximo de 100 litros por segundo aunque no funcionará al 100% si no es necesario

R. B. BENIGEMBLA.

La Marina Alta sigue dando pasos para garantizar el suministro de agua y acabar con los problemas de restricciones durante varias horas cada día que padecen muchos municipios durante algunos meses del año. Para ello ayer inauguró un nuevo pozo, el Corralet II, situado en la partida del mismo nombre en el término municipal de Benigembla. Además de esta localidad, la nueva construcción abastecerá a las localidades vecinas de Senija y Benissa. Ésta última será la encargada de la gestión del pozo.

La nueva obra está impulsada y financiada por la Diputación Provincial de Alicante, que ha invertido un total de 239.293 euros. La construcción, apuntan desde el gobierno provincial, garantizará un caudal máximo de 100 litros por segundo y permitirá reducir la captación de recursos de otras fuentes de suministro. A pesar de ello, el diputado de Ciclo Hídrico Francisco Manuel Sáez explicó que el funcionamiento del pozo no será del 100% «si no es necesario».

Según explicó el presidente de la Diputación, César Sánchez, «es una actuación importantísima para estos tres pueblos, en especial para todos los agricultores de la zona que van a tener agua para poder regar sus campos con seguridad, así como para el sector turístico, al que no le van a faltar recursos para afrontar con garantías los periodos más duros de sequía». Las obras de este nueva infraestructura hídrica se adjudicaron el pasado mes de enero para sustituir las instalaciones con las que ya se contaban y que habían quedado obsoletas, puesto que no conseguían sacar la cantidad de agua necesaria.

El del Corralet II no es el único proyecto de la Diputación alicantina para mejorar el suministro de agua en la Marina Alta. Otro de los pozos que está pendiente de construcción es el de Alcalalí, que también tiene la luz verde. De hecho, ayer se firmó el acta de replanteo de las obras del nuevo pozo. La actuación, financiada al 95% por la Diputación, tendrá un coste de 393.300 euros. Además hay que sumar la subvención de 26.800 euros adjudicada a la Comunidad de Regantes del municipio para la mejora de la eficiencia energética en sus instalaciones de riego.

Otras actuaciones

A estos dos pozos se suman una serie de actuaciones que ha aprobado el estamento provincial que permitirán, por un lado, la interconexión de conducciones de agua en la comarca y, por otro, la corrección de pérdidas de agua en red en los municipios de Xaló, Llíber, Gata de Gorgos, Benimeli y Beniarbeig. Estas obras contarán con un presupuesto de 800.000 euros. Asimismo, la Mancomunidad Vall del Pop también ha obtenido una ayuda de 140.000 euros para la ampliación de la planta de filtrado de Parcent que da servicio a los municipios de Alcalalí, Xaló y Llíber.

A este respecto, el presidente aseguró que «ya se han aprobado en lo que va de legislatura más de dos millones de euros en inversiones destinadas a garantizar el suministro de agua».

Fotos

Vídeos