Las Provincias

«Las malas interpretaciones siempre aparecen cuando llega el clásico ¡Qué casualidad!»

Luis Enrique, durante el encuentro
Luis Enrique, durante el encuentro / EFE
  • Luis Enrique asegura que tenía "previsto" cambiar a Messi, Neymar e Iniesta frente al Ajax

El entrenador del Barcelona , Luis Enrique Martínez, ha confirmado que ya "tenía previsto" cambiar a Leo Messi, Neymar y Andrés Iniesta durante el transcurso del partido ante el Ajax (3-1), siempre y cuando se dieran las circunstancias y el partido estuviera cerrado.

El técnico asturiano ha reconocido, en la rueda de prensa, que quería dar descanso a estos tres jugadores antes del clásico que el próximo sábado el equipo azulgrana disputará en el Santiago Bernabéu. "Tenia previsto cambiar a los jugadores, siempre y cuando el resultado fuera el deseado. Intento tomar decisiones positivas para el equipo", ha afirmado.

Sobre la victoria ante los holandeses, Luis Enrique ha considerado que el Barcelona ha sido merecedor de la victoria, a pesar de unos últimos diez "aislados" en los que se les ha "descontrolado" el encuentro.

"En la primera parte hemos sido muy superiores, pero al no cerrar el partido el rival podría haberse metido en el partido, pero han sido solo diez minutos", ha subrayado el técnico asturiano. En este sentido, ha negado rotundamente que en el último tramo del partido sus jugadores ya tuvieran la cabeza en el Real Madrid: "No han pensado antes de hora en Madrid. Los partidos van y vienen. Hemos perdido demasiados balones que han dado a lugar al descontrol. Podríamos haber mejorado la presión en la segunda parte, pero el rival también te puede generar alguna que otra ocasión".

En la comparecencia, en la que ya se respiraba el ambiente previo del clásico, Luis Enrique ha tenido que responder varias preguntas sobre el próximo partido. En una de las preguntas, le comentaron que esta semana tendría que escuchar frases como "los cambios casi cuestan la derrota a Luis Enrique". El técnico ha respondido con cierta ironía: "Las malas interpretaciones siempre aparecen cuando llega el clásico ¡Qué casualidad", ha concluido.