Fabio Biondi: «He recibido ofertas de fuera pero esperaré a ver si renuevo en Les Arts»

Fabio Biondi, director musical de Les Arts, dirige actualmente la ópera 'Il corsaro', de Verdi. / Jesús Signes
Fabio Biondi, director musical de Les Arts, dirige actualmente la ópera 'Il corsaro', de Verdi. / Jesús Signes

El director musical del Palau de les Arts confiesa que en el coliseo ha habido «dificultades» tras la marcha de Livermore y que la nueva dirección debe tener «un perfil internacional»

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Cuando el exintendente del Palau de les Arts, Davide Livermore, anunció su dimisión, fue una de las voces que anunció que se pensaría su continuidad en el coliseo. Uno de los dos directores musicales del auditorio, el maestro Fabio Biondi (Palermo, 1961), habla ahora por primera vez y asegura que ha cambiado de opinión. Sin embargo, no es ajeno al hecho de que en menos de año y medio finaliza su contrato. También confiesa que no han sido tiempos fáciles en el coliseo y que ha habido «dificultades prácticas que se han superado con el amor de los profesionales de la casa». Biondi se muestra feliz en Valencia y destaca el elevado nivel de la Orquestra de la Comunitat aunque no niega que ha recibido ofertas de otras instituciones. Mientras llega un nuevo director artístico para Les Arts y se aclara el futuro del auditorio, en la actualidad el maestro toma la batuta de 'Il corsaro', la ópera más desconocida y enigmática de Verdi y cierra mañana el ciclo de música de cámara con los 'Conciertos de Brandemburgo' de Bach.

-¿Cómo está siendo la respuesta del público a la partitura de 'Il corsaro'?

-El estreno ha sido una maravilla. Lo que me ha dado un placer particular es que parecía que el público ya conocía la ópera. Había una atmósfera muy familiar en relación a una música que se escucha raramente. El espectador se ha implicado con el montaje aunque Verdi siempre es Verdi.

«Tenemos muchos pasados en esta casa pero hay que mirar hacia adelante»

-¿Se puede decir que la Orquestra está en su mejor momento? ¿Cuál es su opinión después de más de tres años en Valencia?

-Ha sido una aventura muy interesante. Ser director musical de esta formación es como ser padre de una familia. Hay que respetar a los músicos y ellos deben saber que vas a defender sus ideas. Una orquesta de estas características necesita ser acompañada cada día. Siempre he sentido proximidad hacia ella. Es una relación viva y presente. Estoy muy contento de haber elegido vivir en Valencia, porque es el espejo en el que los músicos pueden ver como de implicado estoy en el proyecto. Se trabaja muy bien a pesar de una situación difícil porque aún esperamos a un nuevo director artístico.

-Desde fuera se ve que salen adelante los títulos, la temporada no ha parado. Pero, ¿cómo se trabaja sin intendente?

-Con dificultad práctica, no tanto la mía como director musical sino en las grandes decisiones. Aunque el amor de los profesionales de esta casa es el que está empujando la máquina en la buena dirección. Pero sí es algo que necesitamos y que es imprescindible. Espero que la dirección artística se solucione lo antes posible y se haga trayendo a una gran personalidad porque es un teatro muy importante que necesita de perfiles internacionales.

-Con la marcha de Livermore, usted manifestó dudas con respecto a su continuidad en el coliseo. ¿Se mantiene en esa idea o ha cambiado de opinión?

-He cambiado de opinión porque siento profundamente que hay una relación muy fuerte con Les Arts, que todo funciona muy bien y que forma parte de mi vida. Por supuesto, la decepción fue fuerte porque la dirección moral y conceptual era buena y funcionaba bien. Fue un momento muy difícil para todos pero hoy, el entusiasmo y la calidad de nuestro trabajo hace que eso haya quedado en el pasado. Tenemos muchos pasados en esta casa y hay que dar gracias a todo lo que hemos recibido pero hay que mirar hacia adelante.

-Cuando habla de futuro, ¿teme no renovar su contrato cuando llegue el nuevo director artístico?

-Me queda la próxima temporada. Desde un punto de vista puramente psicológico en este momento tengo ganas de continuar, de quedarme en Valencia. Pero no es decisión mía, sino del nuevo titular artístico y también de la atmósfera general en el teatro. Es importante que una plaza no sea mantenida por necesidad. Es un trabajo colectivo y para que salga bien tiene que ser querido por todos. Un director musical se da cuenta cuando un ambiente no funciona. Si el director artístico que venga tiene esta perspectiva, será un placer para mí continuar.

«Este momento tengo ganas de continuar, de quedarme en Valencia», afirma el maestro

-¿Había trabajado antes en un teatro que no tuviera director artístico?

-Me ha pasado pero como director invitado. Cuando un teatro está en crisis, al director invitado no le afecta. Pero ahora no veo esa crisis en este momento aquí. Lo que sí observo es gente muy cansada de trabajar y de hacer un trabajo que no es el suyo. Gracias a la calidad que estamos desarrollando, espero que haya una intervención rápida por parte de la política para que se solucione.

-¿Qué otros proyectos tiene el maestro Biondi?

-Tengo una agenda complicadísima. Tengo muchos proyectos, que son de discos y de ópera en otras casas. Estoy pensando en mi futuro en relación a varios teatros de fuera que me preguntan si estaré libre para que acepte un trabajo fijo. También estoy con mi orquesta, Europa Galante, que este año me llevará por primera vez a India. Así que el próximo año será decisivo para mí, sobre todo en lo que se refiere a un trabajo fijo como director. Tengo ofertas de óperas de Pekín, donde voy a hacer varias propuestas... Me gustaría antes resolver mi situación.

-¿Todo dependerá de si renueva o no en Les Arts?

-Sí. Claro.

-¿Qué balance hace de estos tres años en el Palau?

-El balance es muy positivo. Ha sido una escuela de vida.

Fotos

Vídeos