La peor situación de los pantanos del Júcar en los últimos diez años

La peor situación de los pantanos del Júcar en los últimos diez años

La falta de lluvias reduce las reservas en los embalses por debajo del 25%, una cifras que no se registraban desde 2008

J. SANCHIS VALENCIA.

La sequía sigue azotando la Comunitat y los pantanos sufren directamente las consecuencias. En estos momentos los embalses dependientes de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) almacenan 836 hectómetros cúbicos, lo que supone que se encuentran al 24,98% de su capacidad.

Las reservas del sistema Júcar no se habían encontrado por debajo del 25% mediado el otoño, en teoría la estación más lluviosa del año en la Comunitat, desde 2008.

De esta forma, la cantidad de agua embalsada en los pantanos de la Confederación Hidrográfica está diez puntos por debajo de la media de la última década.

Noviembre está siendo uno de los meses más secos de los últimos años. Hasta el momento, y según señalan desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), las precipitaciones han sido prácticamente nulas y muy aisladas.

Lo más grave es que las previsiones apuntan a que esta situación se mantendrá al menos hasta enero, según la Agencia Estatal. Desde Aemet indican que a corto lazo habrá pocos cambios. La estabilidad climatológica se mantendrá sin cambios hasta el fin de semana cuando se puede producir alguna precipitación.

La situación aún es peor en la cuenca del Segura, donde los pantanos han caído esta semana hasta el 13,1% de su capacidad. Junto al del Júcar son los dos sistemas en la geografía española que registran los valores más bajos.

Las reservas hídricas en el conjunto del territorio español se encuentran en el 37,1% por las casi nulas precipitaciones que se han producido durante la pasada semana. Hace un año los pantanos se encontraban al 48% de su capacidad.

La cantidad de agua embalsada está veinte puntos por debajo de la media de los últimos cinco años en estas fechas (del 57,6) y se encuentra muy lejos también de la media de los últimos diez años (54,6).

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, volvió ayer a pedir un nuevo trasvase desde el Tajo-Segura. Reconoció en declaraciones recogidas por Europa Press, que la situación en el Tajo es «muy complicada», pero si no cambia la climatología se debe producir una nueva transferencia.

Puig apuntó en este sentido que no ha habido ninguna transferencia desde mayo y resaltó que el «problema añadido» es que «si además de no haber agua trasvasada se tiene que pagar, la economía de los agricultores se pone aún en mayor dificultad».

Por otro lado, abogó por conseguir «desde el diálogo» una «suma de soluciones, porque no hay una solución única» sobre el agua «sin demagogias, sin frentismos, pero buscando una solución lo más rápida posible porque la situación es muy complicada».

Por su parte, Ecologistas en Acción consideró «imprescindible» establecer restricciones a los cultivos para afrontar la sequía que afecta a casi toda España. La entidad alertó sobre la «preocupante bajada» de los niveles de agua embalsada que, unido a la falta de precipitaciones a lo largo de este año, podría estar poniendo en riesgo el abastecimiento de agua a numerosas poblaciones en los próximos meses.

Más

Fotos

Vídeos