Las Provincias

Oliva Verdú pide discreción, pero hay dudas y nervios

Una de las consignas que dio la presidenta en funciones del Colegio de Graduados en la multitudinaria asamblea del lunes por la noche fue la discreción a los colegiados para que no transcendiera más el asunto a fin de evitar dañar la imagen profesional. Sin embargo, el nerviosismo cunde entre cientos de colegiados, que ven peligrar sus cuotas después de muchos años de esfuerzo para pagar una sede en la céntrica calle Serrano que es en propiedad, entre otros activos. Hubo varias intervenciones y preguntas de los colegiados, que creen que «se está haciendo mucho daño a la imagen de la profesión y tardará en restablecerse», indica uno de ellos a este diario. Otro graduado agrega que «no me han convencido las explicaciones de la actual junta, por lo que voy a acudir a los tribunales a título particular, al igual que ocurrirá en otros muchos casos de compañeros». Tras la renuncia de Méndez Jara, Oliva Verdú y su junta están en funciones a la espera de una junta general y elecciones.