Las Provincias

«Echávarri debería informarse más antes de hablar, somos 240.000»

El presidente en funciones de Coepa, Francisco Gómez, insistió ayer en que «no tengo ambición alguna de seguir». Y lo dijo al hilo de una pregunta que se le formuló tras la recientes declaraciones del alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, el cual instó a que Coepa se disuelva y se constituya una nueva patronal. «Echávarri debería informarse más antes de hablar», le replicó, antes de añadir que «Coepa son más que cinco letras, pues la sustentan 240.000 empresas y los empresarios siguen existiendo más allá de quién esté al frente, porque yo no tengo ambición de presidir Coepa».

Cree que «ya han finalizado aquellos años en los que algunos compañeros empresarios nos boicoteaban y estaban en contra y hemos avanzado porque las amenazas externas nos han unido y ya no hay rémoras personales». Al preguntársele por esas amenazas externas, señaló directamente al «cap i casal» de modo genérico y sentenció: «No encontramos ninguna colaboración». En todo caso aclaró que, si sigue viva Coepa, se convocará una asamblea para «buscar a alguien que capitanee este barco en su refundación».

Coepa aseguró ayer que aún no ha recibido notificación alguna del juzgado sobre la demanda penal del Servef por el posible doble uso de facturas para la recepción de ayudas y por la presunta distracción de 2 millones de euros. El secretario José Ramón Lillo y Gómez asegura que «nadie se ha llevado 2 millones». El centro de oficios costó en total 6,2 millones y si hay el diferencial de dos millones es porque el Servef solo incluye gastos de una empresa y hubo dos constructoras principales y 30 auxiliares, según Gómez y Lillo.