El talento joven valenciano emigra a Madrid

Ferran Segarra y Félix Tirado eligen Madrid para su carrera profesional./Elvira Medas
Ferran Segarra y Félix Tirado eligen Madrid para su carrera profesional. / Elvira Medas

Cerca de 6.000 graduados universitarios en la Comunitat se van cada año a Madrid en busca de trabajo

Juan Sanchis
JUAN SANCHISValencia

La fuga de cerebros, la pérdida de capital humano cualificado en un territorio, es un fenómeno demográfico cada vez más definido que se ha ido acentuando en los últimos años. Muchos jóvenes altamente preparados, cansados de no encontrar un empleo acorde a sus estudios, buscan una oportunidad lejos de su lugar de nacimiento La Comunitat, al igual que la mayor parte de las regiones españolas, es una de sus víctimas. Madrid, por el contrario, se ha convertido en el polo de atracción del talento por excelencia en España seguido por Barcelona.

Los expertos coinciden. Se trata de un trasvase de población diferente al que vivió España en la segunda mitad del siglo pasado. Entonces decenas de miles de personas abandonaron las zonas rurales para buscar una vida mejor en las urbes. En ese momento Madrid no fue el único foco de atracción sino que otras grandes ciudades, como Barcelona o Valencia, fueron punto de destino.

En cambio, los que protagonizan este segundo éxodo son jóvenes hiperpreparados, no mano de obra sin cualificar. La capital de España, especialmente, y Barcelona en un segundo nivel son las ciudades beneficiadas. Otras urbes que fueron foco de atracción, ahora ven como los más preparados las abandonan en busca de una oportunidad mejor.

«Madrid se posiciona como principal importador de talento oriundo de otras partes de España y como centro del sistema migratorio de capital humano cualificado». Son palabras recogidas en el estudio 'Descapitalización educativa y segunda oleada de despoblación' de Miguel Gómez Leonardo, Antonio López Gay y Joaquín Recaño. Este trabajo, publicado en 'Perspectives demogràfiques', señala que comunidades como Castilla-León, Galicia, Asturias, Navarra, Castilla-La Mancha, Cantabria y la Comunitat pierden entre el 45 y el 55% de sus graduados universitarios y sólo un tercio deciden quedarse.

La Comunitat asiste así a una importante salida de capital humano cualificado. Según el estudio, casi la mitad de los graduados universitarios valencianos se marchan a otras regiones españolas o al extranjero y sólo uno de cada tres opta por quedarse. Por el contrario, el 65% de los jóvenes que llegan a Madrid tiene estudios universitarios.

Es decir, la mitad de los 19.287 graduados superiores en las universidades valencianas el curso pasado abandonan la Comunitat en busca de un puesto de trabajo. De ellos unos 6.000, en torno al 60%, se dirigen a la capital de España.

TESTIMONIOS

LAURA PAVÍA, 22 años

«Veo realmente difícil trabajar en Valencia»

Ha terminado Periodismo en la Universitat de València y no ve más futuro que en Madrid. «Algunos con los que me he hablado me lo han dejado claro: es la sede de las oportunidades en lo que he estudiado», resalta. En los próximos días se marcha a la capital de España a estudiar un máster en televisión y a buscar un trabajo que ve difícil conseguir en Valencia. La joven señala, además, que si quieres formarte más, aquí no hay una oferta. «Tienes que salir», asegura. En Valencia lo único que encuentra es «incertidumbre para el futuro».

FELIX TIRADO, 25 años

«En la capital están los despachos más importantes»

Félix Tirado acabó Derecho y ADE, además tiene un máster. Lleva algo más de un año trabajando en uno de los despachos de abogados más importantes de España. «En Madrid están las grandes operaciones y los bufetes principales. Si quieres tener más oportunidades profesionales es una muy buena opción», explica. «Me aconsejaron que viviera esta experiencia. Aquí puedes conocer gente y sobre todo aprender mucho», comenta. A esto hay que añadir las mejores condiciones económicas.

FERRAN SEGARRA, 27 años

«Trabajaba en una tienda y en Madrid soy arquitecto»

Ferran Segarra estudió arquitectura. En Valencia sólo encontró trabajó en una tienda de ropa. A principios de este año decidió dar el salto a Madrid y ahora trabaja como arquitecto para Toyota desarrollando su red. «Mandé currículums y me contestaron de dos sitios. Y así me fui», señala. No se olvida de Valencia. «La calidad de vida es más alta pero en la capital de España la oferta laboral es más amplia y especializada. Están las grandes empresas, las constructoras más importantes», aclara Ferran.

JORGE MARTÍN, 32 años

«Me ofrecían un sueldo tres veces menor»

Jorge Martín es desarrollador web. Trabajaba en una consultora informática en la capital de España y ahora da el salto a otra en la misma ciudad. «He intentado volver a Valencia, pero las condiciones son muy diferentes», explica. «La misma empresa me ofrecía un puesto similar en Valencia pero con la mitad de sueldo de lo que cobro en Madrid por hacer lo mismo», aclara. «He tenido ofertas para regresar a la 'terreta', pero el salario era tres veces menos de lo que estoy cobrando ahora. Es otra liga», recalca.

Polo de atracción

Desde la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) reconocen la pérdida de talento. Es un fenómeno, apuntan, que se ha intensificado en los últimos años, especialmente en el sector de las nuevas tecnologías. Muchos jóvenes no encuentran en la Comunitat un puesto de trabajo acorde con sus capacidades y lo buscan en otros lugares.

Los expertos reconocen el poder de atracción de la capital de España. Los datos demográficos señalan que es la gran urbe española con un crecimiento más sostenido durante los últimos años frente a la estabilización que sufren otras que como Valencia fueron receptoras en épocas anteriores. El estudio de Gómez Leonardo, López Gay y Recaño subraya la pérdida de población de las capitales de provincia valencianas. Además, «estas no sólo pierden población nacida en el mismo municipio, sino que también son utilizadas como trampolín por los jóvenes de ciudades más pequeñas». Allí se trasladan jóvenes de poblaciones más modestas del ámbito provincial que una vez terminan los estudios dan el salto a Madrid.

«Los altos ejecutivos se encuentran en Madrid, no en Valencia, aunque tengan la planta de fabricación en la Comunitat. Y con ellos los mayores sueldos», explica Penichet. Pero también advierte de que Madrid tiene un hándicap: el alto coste de las plantillas precisamente por los elevados salarios. Recuerda, en esta línea, el caso de algunas empresas dieron el salto a la capital de España y regresaron más tarde. «Les compensa porque pagan menos impuestos», explica.

Según el Estudio sobre Cambios de Domicilio publicado por Informa, el número de empresas valencianas que llevaron su sede a Madrid entre verano de 2018 y el de 2019 fue de 251. Por el contrario, 247 optaron por trasladarse desde la capital de España a Valencia.

Mientras que el capital humano opta por salir de la Comunitat, esta sigue siendo atractiva para muchas empresas, como señala Penichet. Desde la CEV explican que parte del talento valenciano encuentra refugio en el pujante sector de la industria agroalimentaria presente en la Comunitat.

ÉXODO

Destino: Madrid

Uno de cada cinco valencianos que abandonó la Comunitat en 2018 se dirigió a Madrid. El segundo destino es Cataluña. Las regiones limítrofes también suponen un foco de atracción. Murcia y Castilla-La Mancha atraen a casi uno de cada tres valencianos que deciden abandonar el territorio.

EMIGRACIÓN VALENCIANA

En una década más de 90.000

Los años de la crisis fueron los que conocieron un mayor volumen de emigrantes valencianos a Madrid. Posteriormente fue descendiendo y en los últimos años ha tendido a estabilizarse.

CAMBIOS

Valencia pierde población

Durante la última década, la población tanto de Madrid como de Valencia ha disminuido ligeramente. Pero en los últimos años la evolución en la capital de España ha iniciado una tendencia al alza, mientras que en la Comunitat se ha estabilizado.

TRABAJOS

Las tecnologías mandan

Madrid tienen un gran atractivo para los recién graduados en carreras técnicas ya que la capital tiene la mayor tasa de empleo en el sector de las nuevas tecnologías con el 7,9%. Por el contrario, en la Comunitat el porcentaje es del 2,2%, mientras que la media nacional se sitúa en el 4,1%.

PERFIL

Alta formación

Casi la mitad de los valencianos que abandonan la Comunitat tienen estudios universitarios. Las investigaciones sociológicas muestran que sólo uno de cada tres graduados superiores decide quedarse a trabajar en la autonomía. El 71% de los que se marchan tienen entre 20 y 40 años.