175 años bajo la protección de la Benemérita

El 13 de mayo de 1844 el presidente Narváez publicaba el definitivo Real Decreto fundacional de la Guardia Civil | Velar por la seguridad ciudadana, perseguir el contrabando o custodiar las vías de comunicación, algunas de sus funciones

Agentes de la Guardia Civil de época, en acción. /LP
Agentes de la Guardia Civil de época, en acción. / LP
ÓSCAR CALVE

¿Quién no ha leído alguna vez 'Todo por la patria'? La causa fundamental radica en que durante más de siete décadas ha sido la carta de presentación de miles de cuarteles de la Guardia Civil. De hecho, sigue vigente en buena parte de las más de 2000 casas que perduran diseminadas por todo el territorio español. También en cerca de los 80 cuarteles que siguen activos en la Comunitat.

Nadie, al menos creo que nadie, se habrá librado de vivir alguna aventura -o desventura- junto a la Guardia Civil. Un accidente, una multa, una avería, etc. Todos, o al menos creo que todos, tienen en alta estima a los miles de mujeres y hombres que, ajenos a vaivenes políticos (menudo día para mencionar estos últimos), prestan toda su profesionalidad en aras del mejor funcionamiento de la sociedad. La Guardia Civil está de aniversario. Celebra, nada más y nada menos, que su 175 cumpleaños. Felicidades.

Los libros, por falta de espacio, tienden a presentar hechos, fundaciones y otras historias como cambios producidos de la noche a la mañana y por razones unidireccionales. Nada más lejos de la realidad. La creación de la Guardia Civil fue resultado de complejas cuestiones (veremos sólo algunas), gestadas en un proceso más dilatado de lo que se piensa.

Un grupo de agentes en la plaza Mossen Sorell de Valencia en el año 1917.
Un grupo de agentes en la plaza Mossen Sorell de Valencia en el año 1917. / LP

Los precedentes

Otro punto a considerar. Con la intención de reforzar la resistencia frente a la invasión francesa en España (1808-1814), se produjo una masiva liberación de reos cuyo destino era engrosar las filas del ejército español. Su habilidad en el cuerpo a cuerpo, así como su particular enfoque a la hora de enfrentarse a unas huestes invasoras con códigos muy ortodoxos, convirtieron a esos antiguos presidiarios en fuerza fundamental contra los franceses. En nuestro territorio destacaron personajes como el 'Campaner de Xàbia' o el 'Pansit', pero claro, no es oro todo lo que reluce. Un buen número de esos antiguos convictos se 'perdieron' en el camino hacia los centros de reclutamiento militar... Muchos tomaron las de Villadiego. Consecuentemente, el bandolerismo continuaba sumando nuevos actores. ¿No querían caldo? Pues quedaba una tercera taza...

Para la definitiva incorporación de la mujer hubo que esperar hasta el año 1988

La desamortización de Mendizábal (1836) produjo una atomización del poder traducida en una mayor demanda de seguridad. Resultaba imprescindible crear un cuerpo de fuerza estatal capaz de lidiar, junto con otros conflictos, con los bandoleros, quienes cada vez en mayor número, se habían transformado en amos y señores de los caminos rurales. Que se lo digan a Curro Jiménez.

La nueva institución tendría que establecer su campo de acción más allá de las ciudades. Concentrar sus esfuerzos es ámbito rural. Por cierto, en aquella coyuntura previa de la Guerra del Francés se consolidó un aspecto muy importante: la reivindicación de la patria frente a la pretendida invasión foránea. No es asunto baladí, sino una suerte de preámbulo del que se convertiría en habitual lema de las casas cuartel del cuerpo aún no nato. No ha de sorprender que el término patria fuera el leitmotiv del llamado himno de Riego, gestado en 1820 y adoptado durante los periodos republicanos.

Un agente de la Benemérita del siglo XIX.
Un agente de la Benemérita del siglo XIX. / LP

Nace la Guardia Civil

El nuevo cuerpo, aún sólo en papel, ofertaba seis mil quince plazas: 14 jefes, 232 oficiales y 5769 guardias. ¿Su misión? Velar por las personas y sus propiedades. El llamamiento superó todas las expectativas, cual oposición actual. El proceso selectivo se endureció. En los siguientes meses, siempre bajo el liderazgo del II Duque de Ahumada, se establecieron buena parte de los fundamentos de la Guardia Civil: sus obligaciones, su compromiso de independencia respecto a la tendencia y forma política del gobierno, su reglamento moral, su asociación con los modelos castrenses, etc. También su principal lema: 'El honor es mi divisa', así como otros aspectos menos elevados, caso de la vestimenta. Por ejemplo el tricornio, el sombrero de tres picos -no tan paradójicamente de origen francés-, que tanto triunfaría en el imaginario colectivo y que ya fue incorporado en los primeros uniformes. El escudo primigenio de la Guardia Civil, que cómo veremos cambió en 1943, estaba compuesto por una 'G' y una 'C' mayúsculas sobre las cuales se representaba una corona real (sustituida por una corona almenada entre 1931 y 1936).

El tricornio, el sombrero de tres picos, ya fue incorporado en los primeros uniformes

Pasado y futuro

En enero de 1937, en pleno conflicto bélico y con la Guardia Civil fragmentada en dos, un general franquista valenciano, Gil y Yuste, ordenó que los cuarteles dispusieran en sus accesos el ya tradicional 'Todo por la patria'. Tras el conflicto, en 1943, el escudo de la Guardia Civil varió al combinar, siempre bajo una corona, un símbolo de la República Romana con una espada en posición muy peculiar. El primero era el haz de lictores, emblema que ya hace dos milenios representaba la autoridad. Se trata de unas varas enlazadas formando un cilindro que sujeta la hoja de un hacha. Este objeto era portado por los escoltas de los magistrados que administraban justicia. Por otra parte, la espada no aparece erguida, sino rendida, quizá por el deseo de manifestar gráficamente su obediencia al gobierno. En este período y hasta 1952, una de las principales tareas de la Guardia Civil fue combatir el maquis.

Los agentes Olmos y Robles, en una serie de ficción.
Los agentes Olmos y Robles, en una serie de ficción. / LP

El general franquista Gil y Yuste ordenó la inclusión del 'Todo por la Patria' en los cuarteles

Desde 1948 las mujeres optaron a formar parte, o mejor dicho, a prestar servicio en la Guardia Civil. Muchos de ustedes recordarán a las conocidas como 'matronas'. Ataviadas con su habitual traje verde, su principal misión era la de controlar los pasos aduaneros y registrar a las sospechosas con objeto de evitar abusos. Para la definitiva incorporación de la mujer hubo que esperar hasta 1988. Evidentemente, la evolución de la Guardia Civil va en paralelo al de la sociedad. Hoy cuenta con un extraordinario equipo humano y las más modernas tecnologías para hacer aquello que mejor saben, coger a los malos. Así que conductores peligrosos, expoliadores de patrimonio, explotadores de seres humanos, ladrones de campos, violentos y demás gente desalmada tienen un enemigo resuelto, capaz de plantarles cara y detenerles. La Benemérita. Y ya van 175 años.