Un curso escolar marcado por las urnas

La admisión por zonas o el distrito único, la primacía del valenciano ante el castellano o el cerco a la concertada frente al impulso de la enseñanza pública dependerán del resultado de las elecciones autonómicas. Continuidad o ruptura

Niños valencianos en un colegio. /Juanjo Martín / LP
Niños valencianos en un colegio. / Juanjo Martín / LP
Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

El 28 de abril los valencianos están llamados a elegir a sus gobernantes autonómicos. Del resultado dependerá que la administración tome un rumbo u otro en cualquier ámbito competencial, aunque en las políticas educativas la trascendencia será especial, pues ha sido el área con más cambios de calado respecto al mandato anterior, con la consiguiente contestación social y política.

Lo único claro, a la espera del pronunciamiento del pueblo soberano, es que se impondrán los bloques ideológicos, y es evidente que en materia de enseñanza implicará mantener el camino andado en los últimos cuatro años por parte de los partidos del Botánico o romper con lo realizado, pues la oposición ha dejado claro que revertirá muchas de las medidas, incluyendo aquellas que han acumulado mayores dosis de polémica. Por ejemplo, la regulación de la enseñanza plurilingüe, el papel de la enseñanza concertada o el procedimiento de admisión de alumnos. Habrá continuidad o ruptura absoluta.

Cierto es que en caso de producirse un vuelco electoral los grandes cambios llevarían tiempo, no será posible aplicarlos ya el curso que viene, que nacerá, casi al 100%, con ADN Botánico. Otra cosa es que a lo largo del ejercicio vayan tramitándose y concretándose decretos o leyes que de cara al siguiente sí podrían tener aplicación práctica.

En materia lingüística, el PP, Ciudadanos y VOX coinciden en su rechazo a los diferentes pasos dados por la administración. Mientras que un resultado favorable a las izquierdas implicaría mantener la Ley de Plurilingüismo (pactada por los tres partidos tras tumbar el TSJCV el primer decreto de la conselleria), la oposición ha convertido la normativa en caballo de batalla con la denuncia de que arrincona el castellano, por lo que es evidente que un cambio político supondría su derogación.

Siendo realistas, es casi seguro que el curso que viene seguirá siendo efectiva. Ya ha supuesto que más de la mitad de los centros públicos apliquen un programa lingüístico en el que el valenciano es mayoritario. Y estos planes, que a día de hoy llegan hasta 2º de Primaria, se aplicarán a partir de septiembre en toda la etapa (hasta 6º). Cabe recordar que la ley obliga a que la administración promueva un 50% de las horas en valenciano.

En cuanto a oferta pública y concertada, Educación ha anunciado que se crearán 84 unidades más de la primera red el curso que viene. De la segunda se desconoce la propuesta, que estará marcada por el proceso de renovación de conciertos de Primaria. Atendiendo a los antecedentes, si hay crecimiento será limitado, lejano a la cifra anterior, pues ha sido una seña de identidad del Consell del Botánico. Si hay vuelco electoral es seguro el cambio de tendencia en esta política, y no se puede olvidar que se ha prometido, incluso, la recuperación de aulas suprimidas, como las de Bachillerato.

De las urnas también dependerán las normativas de admisión (con claros bloques a favor y en contra de la zonificación actual), el reparto de recursos entre redes o el modelo del primer ciclo de Infantil, con el sector privado ahora laminado.

Aprovechando que se trabaja en los programas, LAS PROVINCIAS ha pedido a los partidos un esbozo de sus ideas, una especie de adelanto. Y también a las tres confederaciones de Ampas, principales destinatarios, junto a sus hijos, de las políticas educativas.

Pregunta 1:

Pregunta 2:

¿Hay alguna medida de aplicación urgente o inmediata a implantar en el arranque del nuevo mandato?

PSOE Un gran acuerdo entre todos los sectores

1. El principal partido del Botánico apuesta por «seguir desarrollando una política de becas que garantice el acceso universal a la educación» y por «seguir modernizando el sistema mejorando las infraestructuras, incrementando las medidas dirigidas a que todo el alumnado domine el castellano, el valenciano y el inglés o adaptando el currículum a las necesidades del siglo XXI». También plantean «avanzar hacia un sistema coeducativo que garantice la igualdad efectiva entre mujeres y hombres», por ejemplo con formación docente o con libros donde esté presente «el protagonismo cultural e histórico de las mujeres», y apuestan por un sistema inclusivo que combine equidad y excelencia. Ven prioritario el dar «un fuerte impulso» a la FP, con una relación fluida entre centros de formación y empresas, así como apoyar la labor del profesorado, mejorando las plantillas y dotando a los centros de más autonomía para facilitar en todo lo posible la atención de las necesidades específicas.

2. Abogan por «promover un gran acuerdo con todos los sectores de la comunidad educativa para dotar al sistema de la estabilidad y financiación necesarias para conseguir la educación de calidad que se merecen todos los valencianos».

Reparto de libros incluidos en el programa Xarxallibres en un centro alicantino.
Reparto de libros incluidos en el programa Xarxallibres en un centro alicantino. / Álex Domínguez

COMPROMÍS Potenciar la autoestima de la escuela pública

1. «Queremos avanzar en la calidad educativa para corregir desigualdades, no para reproducirlas como ocurría antes del gobierno del Botánico», señalan desde el segundo partido que sostiene al Consell. Defienden que han acabado con los recortes del PP y que «se está recuperando la autoestima de la educación pública», y que el camino «está iniciado y seguirán haciéndolo con valentía». Compromís anuncia que continuarán la línea de tener menos alumnos por aula y más profesorado, lo que se traduce «en más calidad educativa», se seguirá con la mejora de las infraestructuras -«el trabajo de continuidad y el ritmo para la próxima legislatura serán muy altos»- y se potenciará «todo aquello que garantice la universalización de la educación», como Xarxallibres, las ayudas de comedor o el bono infantil.

2. Defienden que «se ha puesto freno a las urgencias y ya se puede empezar a pensar en aquello que pasa en el aula». «No hemos venido a maquillar el sistema, estamos aquí para transformar la sociedad», dicen. Plantean «acciones que se sumarán a las diferentes medidas ya adoptadas en los últimos cursos relacionadas con una mejor organización de los centros».

PODEM Acabar con los barracones y plan de estabilidad

1. Manifiestan una «apuesta clara por la educación pública y accesible» como garantía de igualdad de oportunidades y señalan que se centrarán en la «consolidación» de algunas de las medidas ya trabajadas esta legislatura. Destacan especialmente «una cobertura del 100% en la educación infantil de 0 a 3 años» y enfatizan la importancia de la igualdad de acceso en las enseñanzas no obligatorias independientemente de situaciones económicas. La «calidad de la educación pública es otra de nuestras prioridades», señalan, y creen que falta inversión en infraestructuras y personal docente para que la red tenga «condiciones de excelencia».

2. Podemos se centra en dos cuestiones que considera que se le han quedado pendientes al Consell. Por un lado la eliminación de los barracones, «que no pueden seguir existiendo y debe ser una prioridad a abordar en los cien primeros días del gobierno». Y por el otro el impulso de un plan de estabilización del personal docente. «La próxima legislatura no puede ser de transición. Estamos dispuestos a gobernar con el resto de fuerzas botánicas para que cuestiones que implican cambios estructurales no se queden en medias tintas».

Centro escolar Ángel de la Guarda, ubicado en barracones, en la avenida Gaspar Aguilar.
Centro escolar Ángel de la Guarda, ubicado en barracones, en la avenida Gaspar Aguilar. / J. Signes

PP Llegar al 20% de los centros públicos en inglés

1. El principal partido de la oposición sitúa como prioritario «devolver a las familias todos los derechos que les han arrebatado». Concretamente plantea un «sistema plurilingüe que garantice la libertad de elección de lengua», la vuelta al distrito único de escolarización, un sistema para el tramo de 0 a 3 años «que permita la conciliación y la libertad de elección» y «respetar a las familias y garantizarles que se va a dejar de atacar a la concertada». También propone dar transparencia a los planes de mejora de infraestructuras, pues considera que se han prometido actuaciones «sin ninguna garantía», así como priorizar el apoyo a la Educación Especial. Apuestan por un sistema «de excelencia», que devuelva «el prestigio a la escuela pública», y por planes específicos para «explotar al máximo los talentos de todos los alumnos». Apuestan además por fomentar que uno de cada cinco centros públicos imparta el 80% de su enseñanza en inglés.

2. «Devolver la libertad, sacar la ideología de las aulas y hacer una radiografía del sistema con una evaluación diagnóstica externa que nos indique las consecuencias de la aplicación de las políticas sectarias del Botánico».

CIUDADANOS Cambios lingüísticos y ley contra el acoso

1. Trabajarán «por una educación de calidad con igualdad de oportunidades, sin violencia en las aulas y con plena inclusión». Apuestan por la eliminación de los barracones y la renovación de los centros en situación «deplorable» y por la derogación de la Ley de Plurilingüismo para «acabar con la inmersión a la catalana». Plantean más horas de clase en lengua extranjera, trabajarán «para que las familias gocen de la libertad de escolarizar a sus hijos en los centros que deseen» y atenderán «a la demanda social para renovar los conciertos vigentes». Ampliar la cobertura del tramo de 0 a 3 años o un plan de choque para reducir el abandono escolar son otras medidas planteadas.

2. Ciudadanos ve urgente eliminar los barracones, que las familias «tengan la libertad de elegir centro educativo y no sean autodirigidas por la conselleria» o derogar la citada ley y que «el castellano pueda ser lengua vehicular a elegir». También plantean una ley contra el acoso escolar, garantizar la «plena inclusión del alumnado con necesidades específicas en actividades escolares y extraescolares», corregir el problema de los impagos a interinos y estudiar la mejora de la retribución docente, «pudiendo vincularse a resultados».

Concentración en la plaza de Manises por la educación concertada en junio de 2016.
Concentración en la plaza de Manises por la educación concertada en junio de 2016. / M. Molines

VOX Prueba de español a nivel nacional

1. Apuestan por el distrito único y por el cheque escolar, de manera «que sean los padres los que puedan elegir libremente el colegio independientemente del barrio o zona donde vivan». También quieren garantizar «el derecho a ser educado en español» en todo el país. VOX considera que debe ser lengua vehicular obligatoria «y las lenguas cooficiales opcionales», así como que los padres tengan derecho a elegir la lengua de escolarización. Plantean una autorización expresa de los padres para actividades con contenidos de valores éticos, sociales, cívicos, morales o sexuales «para evitar el adoctrinamiento» y quieren que se implanten a nivel nacional «exámenes de control» en Primaria, ESO y Bachillerato, incluyendo uno sobre conocimiento del castellano.

2. Ven urgente que se tomen medidas contra el «adoctrinamiento» en los centros en materia de educación sexual. El partido cree que «la ideología de género está haciendo mucho daño a los menores» y que no tiene «bases científicas o biológicas, sino ideológicas». El distrito único y el cheque escolar también son urgentes a su juicio, y reclaman que el valenciano que se enseñe en las escuelas sea el de las Normas de El Puig, «la lengua de nuestros padres y abuelos, no el catalán».

GONZALO ANAYA Recursos para la pública y rechazo al concierto

1. La confederación más grande apuesta por una escuela pública, «la única que es de todos», por lo que plantean «la disminución o eliminación de los conciertos». Consideran que la idea de calidad «implica una reducción de las ratios de alumnos, una educación más personalizada y más recursos docentes». También proponen «la reducción a la mínima expresión del impacto de la religión en las aulas» y enfatizan la importancia de la inclusión, con más recursos para los centros con aulas de necesidades especiales. También ponen el foco en la falta de profesorado y las sustituciones, pues perder semanas de clase implica «que la calidad baje». Y proponen que se fomente la ocupación de puestos docentes de difícil cobertura.

2. Quiere que se garantice el protocolo de atención sanitaria en los centros «para que cada niño que requiera una atención concreta por problemas de salud la obtenga en las mejores condiciones». Señalan que en ocasiones estos alumnos «también ven limitada la opción de realizar actividades extraescolares, lo que se aleja de la inclusión que pedimos para los centros públicos». Además, plantean que se avance hacia una alimentación saludable.

COVAPA Profesionalizar la función directiva y más autonomía

1. La otra confederación de la escuela pública propone potenciar el ejercicio de la función docente «reconociendo su autoridad académica y fomentando su formación permanente» y apuesta por reforzar la estabilidad de las plantillas reduciendo la interinidad. Sin olvidar la mejora del procedimiento de sustituciones. También considera necesario profesionalizar la función directiva, eliminar burocracia de los centros, facilitar la autonomía en la gestión económica y de funcionamiento, «garantizar el derecho de las familias a elegir lengua vehicular» y facilitar la participación de los diferentes sectores de la comunidad educativa. En este sentido, propone «vías que permitan a los padres una evaluación real de la calidad del sistema».

2. Considera «inaplazable» un Pacto Educativo y Social que parta de un diagnóstico de la situación actual y que sirva para mejorar la inversión, para reducir el fracaso escolar y para aumentar los niveles de competencia del alumnado así como el clima de convivencia, sin olvidar la potenciación de la FP. Covapa apuesta por una escuela gratuita, aconfesional, plural, cívica e integradora.

Aula de Bachillerato.
Aula de Bachillerato. / FRED DUFOUR / AFP
CONCAPA Devolución de aulas suprimidas y mismos medios

1. Concapa, mayoritaria en el sector concertado, apuesta por la derogación de la ley de plurilingüismo y la vuelta al decreto de 2012 (el que permitía la doble línea), además de por la modificación de la ley de uso del valenciano para actualizar el mapa lingüístico. Plantea además «un programa para el intercambio de alumnos con colegios extranjeros» y aumentar la presencia de profesores de inglés en los centros públicos y concertados. En cuanto a la admisión propone la eliminación de las zonas de influencia y la recuperación del distrito único y «la devolución de las aulas de Bachillerato eliminadas siempre que cuenten con demanda» . Considera necesario un nuevo sistema de evaluaciones externas, «tanto para la gestión como para resultados». Un protocolo «minucioso» para afrontar el acoso escolar es otra de las medidas planteadas.

2. Apuesta por una ordenación adecuada de las asignaturas de Religión «respetando los derechos laborales de los profesores y los de las familias» y por el «avance en la gratuidad en igualdad de condiciones entre la red pública y la privada en la etapa de 0 a 3 años». También solicita un avance en la financiación del concierto y en la equiparación de medios respecto a la pública.