https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Una victoria rotunda con Fuertes como protagonista para el primer título frente a un gigante

DE FINAL EN FINAL

1954

valencia. La Copa del Generalísimo de 1954 mostró el camino. El Valencia tumbó por primera vez en una final a uno de los dos grandes del fútbol español. Se tomó la venganza, de nuevo en el estadio del Real Madrid, la revancha con el Barcelona, que dos años antes le había dejado con la miel en los labios.

Antonio Fuertes, uno de los integrantes del equipo que ya había sido campeón en 1949, fue el héroe aquel 20 de junio. Tras un cuarto de hora de dominio del Barcelona, apareció el delantero nacido en Benimàmet para firmar una brillante acción y adelantar al Valencia.

Los barcelonistas, a partir de estar por debajo del marcador, bajaron sus prestaciones. Fue el Valencia superior durante el resto del encuentro, aunque no pudo sentenciarlo antes del descanso. Eso sí, pocos minutos después de empezar la segunda mitad quedó resuelta la Copa del Generalísimo. Primero, con el duro disparo de Badenes que Velasco no pudo alcanzar y que fue el 2-0.

Apenas había sacado de centro el Barça, el Valencia trenzó una acción que definiría aquella final. Badenes avanzó regateando a rivales. Combinó con Mañó, este con Fuertes, que le devolvió el balón. Y este, de nuevo, al valenciano, que definió con un chut que golpeó en el poste antes de entrar en la portería. El mejor colofón de la mejor, hasta entonces, final del Valencia.