https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El valencianismo quiere la Champions

El valencianismo quiere la Champions

«Ojalá podamos repetir los éxitos de la pasada temporada», afirma el técnico, que pide apoyo a los seguidores también en los malos momentos Más de mil aficionados acuden a la Convención de Peñas y piden más títulos a Marcelino y a los futbolistas

LOURDES MARTÍ

alzira. Marcelino García Toral ya se ha puesto el mono de trabajo. Lejos queda aquel técnico que se dejó llevar en las celebraciones por la Copa y que incluso contestó con una sonrisa a una entrada por detrás de un eufórico Gabriel Paulista tras ganar el título. El preparador prudente está de vuelta y ya ha dado muestras de ello. Ayer acudió a la XXV Convención de Peñas Valencianistas. Lo hizo acompañado de Jaume Doménech, Geoffrey Kondogbia y Kevin Gameiro.

Ante 1.100 aficionados eufóricos todavía por la consecución de la Copa once años después: «Queremos la Champions», le cantaron. Marcelino echó el freno de mano. Antes de hablar de objetivos para una 2019-2020 ilusionante quiso recordar los éxitos recientes de la plantilla que dirige. «Es un orgullo ser entrenador de este equipo. Quiero daros las gracias por el apoyo que nos disteis en los momentos complicados que nos hicieron más fuertes a todos. El resultado fue que logramos un objetivo muy difícil: ser campeón de la Copa del Rey ganando a todo un Barça que había conseguido cinco de las últimas seis ediciones. Me gusta recordar los méritos que han sido gracias a vosotros y a una plantilla que vosotros tenéis la oportunidad de disfrutar y nosotros, de dirigir. Han trabajado mucho», afirmó el entrenador asturiano.

El técnico del Valencia hizo referencia a los valores que han llevado al equipo a levantar un título once años después y a jugar en Champions por segunda campaña consecutiva: «Procedo de una familia humilde. La humildad es un tesoro porque nos permite ver la realidad. Cuando la perdemos, también dejamos de ver las cosas como son». Para finalizar, dejó entrever sus deseos para la campaña que arranca de manera oficial para el Valencia el próximo 17 de agosto en Mestalla ante la Real Sociedad: «Ojalá podamos repetir el éxito de esta temporada pasada. Es muy difícil por el potencial de los equipos que están arriba y a nuestro lado. Lucharemos con todo nuestro esfuerzo pero habrá momentos complicados y necesitamos vuestro apoyo y esfuerzo que es lo que nos lleva al éxito».

Anil Murthy Presidente del Valencia

Tras estas palabras y unos intercambios de regalos se marcharon Marcelino, Jaume, Kondogbia y Gameiro ya que como ha pasado durante toda la semana, el cuerpo técnico había preparado doble sesión, una por la mañana y otra por la tarde. Antes, los protagonistas recibieron el cariño de los aficionados. Estuvieron durante cerca de una hora firmando autógrafos y haciéndose fotografías con unos seguidores que les recibieron con una gran ovación y entonando el: «Campeones de Copa», una y otra vez.

Se habló de la incertidumbre por el fichaje de Maxi Gómez y la posible llegada de otros futbolistas. Pero poco. No hacía falta moverse de Alzira para encontrar el foco de atención del valencianismo: la Copa del Rey que levantó el Parejo el pasado 25 de mayo en el Villamarín. El trofeo tuvo reservada una sala donde los aficionados podían tocarla, besarla y cómo no, fotografiarse con ella. Fue el centro de atención también cuando entró en el salón principal al ritmo del himno del Valencia. Jaume y Kondogbia fueron los encargados de llevarla al centro de la sala. Allí presidió toda la comida y las fotos continuaron. No se quedó sola ni un solo minuto. Se llevaba todas las miradas la Copa pero también captaban la atención de los 1.100 asistentes de más de 200 peñas diferentes, incluida una del extranjero, la de Ginebra, las dos pantallas gigantes que se desplegaron. Se proyectaron los goles de la final que los aficionados volvieron a gritar, también lamentaron las ocasiones perdidas de Guedes: «¡Cómo pudo fallar esas dos!». Y cómo no, cantaron el «¡Campeones!» después del pitido final. También se pudieron ver imágenes de las celebraciones.

Además de los tres jugadores de la actual plantilla, estuvieron, y ellos sí se quedaron toda la jornada junto a Anil Murhty (quien no pudo estar por motivos personales fue Mateu Alemany), exfutbolistas que siguen vinculados con el Valencia como Juan Cruz Sol, consejero, Ricardo Arias o Fernando Giner. El exdefensa de Elgóibar, por cierto, hizo de cicerone de Kheisy Matsuyama, director de Transformación Digital del club. Él, y el resto de asistentes a la cita, fueron testigos del buen e ilusionante ambiente que hay entre la afición. Nada que ver con temporadas anteriores en los que no acompañaban los resultados y los seguidores se lo reprochaban a los dirigentes blanquinegros. No hay mejor medicina que los títulos.

Más