https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia CF rescinde a Batshuayi en hora límite

El Valencia CF rescinde a Batshuayi en hora límite

El club pone fin a la cesión del delantero belga y en Inglaterra afirman que jugará en el Crystal Palace hasta final de temporada

Toni Calero
TONI CALEROValencia

En hora límite. El Valencia CF mantuvo su confianza durante toda la semana en rescindir el contrato de Michy Batshuayi y, aunque a las 00 horas aún no era oficial, el club de Mestalla daba por hecho que el belga se marchaba al Crystal Palace. El club cerró la cesión a la 1.15 horas.

La problemática se centró en el Chelsea, propietario de los derechos del jugador. El club de Stamford Bridge quiso un traspaso, siempre ha querido un traspaso, pero no pudo ser y finalmente apareció el Crystal Palace como opción de última hora. La experiencia de Batshuayi en Valencia apenas ha durado seis meses, y ahora llevaba varias semanas fuera de los pensamientos de Marcelino. El Valencia CF libera una parte de la ficha del futbolista que más cobraba de la plantilla y cubre la ausencia del belga con la llegada de Rubén Sobrino procedente del Alavés.

Batshuayi llegó en agosto como la guinda del proyecto del centenario. Un delantero potente, contrastado y que tras triunfar en el Olympique de Marsella fue reclutado por el Chelsea, primer escalón europeo. El valencianismo celebró una operación muy costosa desde el punto de vista económico pero que corroboraba el esfuerzo del club para consolidar el proyecto iniciado una temporada antes. Su paso por el Mundial con Bélgica no hizo sino reforzar la idea de que el Valencia completaba su delantera con un Batshuayi que, a sus 25 años, se esperaba en plenitud física y mental.

El belga debutó ante el Betis (14 minutos) y no marcó su primer gol como valencianista hasta la visita del Celta a finales de septiembre. Tampoco llegarían muchos más: se va Batshuayi con tres tantos en su haber después de 1.042 minutos. Números irrisorios que le fueron arrinconando en las preferencias de Marcelino, insatisfecho por la respuesta del ariete dentro del césped y claramente disconforme con la escasa implicación de Batshuayi con el proyecto, problemas con la báscula incluidos.