https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia se blinda ante la FIFA

Sobrino y Roncaglia, durante su presentación./Irene Marsilla
Sobrino y Roncaglia, durante su presentación. / Irene Marsilla

La entidad acumula fichajes jóvenes y baratos para mitigar una posible sanción

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

Las llegadas de Jason, Sobrino, Vallejo, Jorge Sáenz y Salva Ruiz se explican por la necesidad de recaudar 42 millones en ventas este veranovalencia. El peligro de una posible sanción de la FIFA planea hace tiempo sobre Mestalla. Barcelona, Atlético y Real Madrid ya tuvieron que pasar por un periodo sin hacer fichajes, y es el temor que hay en el Valencia por la investigación abierta sobre menores extracomunitarios. Eso y los problemas económicos han empujado a que el club apueste por futbolistas con futuro antes de que sean prohibitivos, y ya tiene mucho trabajo avanzado para la próxima temporada, por si lo multan sin poder fichar. En las dos últimas semanas la entidad de Mestalla ha acumulado movimientos de cara a la campaña 2019-20.

En este pasado mercado de invierno el club fichó a Sobrino para complementar la delantera, pero sin duda pensando en la proyección futura del manchego. Y el movimiento más significativo ha sido el de Jason. La tensa relación del gallego con el Levante había provocado que se rompieran las negociaciones para su renovación, y el Valencia se ha adelantado para cerrar un acuerdo con él y llevárselo gratis en julio. Ambos cuentan con poca experiencia en Primera (59 partidos Sobrino y 50 Jason), pero tienen hambre y aportarán profundidad de banquillo.

Además, el Valencia cerró el pasado jueves el fichaje de Manu Vallejo, del Cádiz, el viernes el regreso de Salva Ruiz y tiene también concretado el del central Jorge Sáenz, del Tenerife, los tres jóvenes y sin experiencia en la máxima categoría. Los cinco ponen de manifiesto que el club ha dado un giro a su política de incorporaciones. La economía ya no permite pagar traspasos de 25 millones por jugadores en pleno auge, como sucedía desde que Peter Lim se hizo con el control accionarial. Ahora el Valencia apuesta por futbolistas aún por pulir, que todavía tienen que ofrecer un salto de calidad, ya que apenas conocen la élite.

Entre Sobrino (5), Vallejo (6) y Sáenz (2,5) han supuesto 13 millones de inversión, más Jason y Salva Ruiz gratis. Son oportunidades de mercado a medio plazo. Un riesgo deportivo que puede no garantizar rendimiento inmediato, pero que tampoco suponen un gran esfuerzo económico.Y es que el club de Mestalla está obligado a vender futbolistas este próximo verano para cuadrar sus cuentas y no tener otro déficit. En concreto son 42 millones los que debe ingresar el Valencia por traspasos, lo que explica que sus fichajes tengan que ser a bajo coste. Una preocupante realidad económica que condiciona la configuración de la plantilla. Además, tras varios años de traer jugadores curtidos en el mercado internacional, la tendencia también ha cambiado en este aspecto, y las incorporaciones para la próxima temporada son del territorio nacional. Como el lateral izquierdo Salva Ruiz, que acaba contrato en el Mallorca (también de Segunda) y ya estuvo en la cantera valencianista.

El club se está moviendo más que nunca para adelantar trabajo de cara al verano con más de cuatro meses de antelación. Ningún otro equipo de Primera ha hecho ya tantos movimientos. Pero también ha retenido a sus jugadores, ya que esta pasada semana anunció la renovación de Parejo hasta 2022 y de su perla más emergente, Kang In Lee, blindado y con ficha del primer equipo.

 

Fotos

Vídeos