https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia ya pisa Europa

Si los de Marcelino ganan la Copa entrarían directos en el torneo y si es el Barça, el beneficiado será el equipo que ocupe la plaza número siete El equipo vuelve a ser séptimo y por primera vez está a un punto del sexto

JUAN CARLOS VALLDECABRES

valencia. El Valencia no está en Champions pero sí en Europa League... si acabara hoy la Liga. Anoche Leganés y Levante cerraron oficialmente la jornada y por primera vez en lo que se lleva de campeonato, el equipo de Marcelino puede presumir, por lo bajini, de haber salvado de alguna forma los muebles. La situación es la siguiente. Aunque es la segunda vez que en este campeonato el Valencia está séptimo (ya lo estuvo después de ganarle al Villarreal 3-0 en la jornada 21), la diferencia respecto a la anterior ocasión es que ahora ya se sabe quiénes son los finalistas de la Copa del Rey. Y ese es un condicionante importante para encajar la escena que da cierta relevancia al asunto.

Resulta que la normativa indica que el campeón de Copa tiene derecho a jugar la Europa League 2019-20. En el supuesto de que la ganase el Valencia, todo resuelto. Iría por la puerta grande a la segunda competición continental (Lim lo que quiere es la Champions, pero más vale eso que nada). Pero... ¿qué pasa si el Barça es el que gana la Copa? Pues que aunque el otro finalista -en este caso los blanquinegros- no tiene premio, como el conjunto barcelonista entraría en la Champions por la vía de la Liga -le falta poco para tener la plaza asegurada de manera matemática-, entonces se ampliaría el billete de la Europa League al séptimo clasificado (jugaría dos rondas previas). Y es precisamente esa posición la que luce actualmente el conjunto valencianista. Desde la temporada 1999-2000, la Europa League permite la participación de los campeones de copa.

Así y pese a que todo el pensamiento está centrado ahora en la final copera de Sevilla y en ese duelo del jueves contra el Krasnodar, hay más frentes en los que entretenerse. Por lo tanto, se dan por primera vez este campeonato todos los condicionantes necesarios para que al menos Marcelino respire tranquilo en esa premisa que se le marca al principio de año de tocar alfombra europea. El Valencia ha ido poco a poco eliminando sus males hasta haberse colocado en una posición interesante. Tampoco los más optimistas deben de descartar que el ganador de la Europa League tiene la gran recompensa de jugar la próxima edición de la Champions.

La primera vez que el Valencia fue séptimo todavía no se sabía quiénes jugaban la final

Opina de hecho Marcelino que el Valencia se encuentra en su mejor momento de la temporada. Desde el punto de vista estadístico, no le falta razón al asturiano. Nunca había estado tan cerca de las posiciones de cabeza. De hecho, es la primera vez también que está a un punto de la sexta plaza, que ocupa ahora un Sevilla que siempre se ha considerado como la referencia y el principal enemigo, y que ahora parece que no da una a derechas. Los valencianistas están a uno de los andaluces, a cuatro del Alavés y a seis del irreconocible Getafe. El Valencia ha llegado a estar a seis puntos de distancia -la máxima diferencia- y en la jornada 4 llegó a tener hasta diez equipos por delante (la diferencia era de 4 puntos). Lo más cerca que estuvo fue en la jornada 21 y 22 (ganó al Villarreal y empató con el Barça) cuando se situó a dos puntos. Hoy está a uno.

El panorama se presenta ciertamente optimista a muy corto plazo. El domingo que viene los valencianistas visitan el campo del Girona, el equipo que junto al Villarreal menos partidos ha ganado en su propio campo (2). El Sevilla, por su parte, recibe en el Pizjuán a la Real Sociedad. Pero, sin duda, el gran morbo viene en la siguiente jornada: la del 17 de marzo. Por Mestalla ese domingo desfilará el Getafe, con todo lo que ese encuentro significa.