https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia negocia con el Nápoles la cesión de Hysaj

Hysaj agarra a Ribéry en una acción de un partido de esta temporada en el Calcio. / efe
Hysaj agarra a Ribéry en una acción de un partido de esta temporada en el Calcio. / efe

Piccini sale con éxito de la operación realizada en Gijón mientras que Jason rechaza una propuesta para jugar una temporada en el Getafe

C. V.

valencia. Mientras el doctor Antonio Maestro arreglaba en una clínica de Gijón ayer por la tarde la rótula derecha de Cristiano Piccini, en Valencia Longoria y Mateo Alemany apuraban poco menos que a contrarreloj el estropicio que la lesión del italiano ha causado en la plantilla. A cuatro días del cierre de mercado y teniendo en cuenta que el Valencia, por dentro, está más estropeado que lo que estaba la rodilla del lateral antes de que se la reconstruyeran, cualquier movimiento que se salga de la rutina corre el peligro de no salir de manera satisfactoria. Y contratar un futbolista se ha convertido, desde que Peter Lim ha cambiado el modelo de gestión, en una tarea poco menos que titánica.

Dinero no hay para un lateral. Lo tuvieron pronto claro los que dirige al Valencia desde aquí. Y desde el mismo momento que los pronósticos apuntaron que Piccini estaría cuatro meses de baja, no hubo otro remedio que decantarse por la opción de la cesión. Con la Champions a la vuelta de la esquina, tampoco es recomendable traer un lateral para formarlo. Se necesita alguien con experiencia y que pueda aportar rendimiento desde prácticamente ya. Y eso reduce considerablemente las opciones.

Aún así, el Valencia encontró varios jugadores que podían reunir los requisitos. Uno de los primeros en la lista es Elseid Hysaj, un lateral derecho del Nápoles de 25 años, fuerte como le gusta a Marcelino, y que reúne experiencia en competición europea. Con contrato hasta 2021 en el conjunto italiano y con un valor de mercado de 25 millones de euros, la temporada pasada disputó 35 encuentros pero este año su posición en la plantilla napolitana se ha visto relegada, porque no sólo ha perdido la titularidad sino que no entra en los planes.

Fue el representante del jugador el que mostró públicamente una posición favorable al reconocer la situación nada más recibir la comunicación valencianista: «Nos queda poco tiempo pero estamos en contacto con el Valencia desde esta mañana. Intentaremos hacer todo lo posible para complacer al jugador. La operación podría desbloquearse rápidamente», decía Mario Giuffredi, representante del jugador, deslizando más optimismo del que en un primer momento cabía esperar. El Valencia no negaba esta vía pero en todo momento adjuntaba la aclaración de que era uno más con los que se ha hablado.

Mientras, en la plantilla blanquinegra la expectación la tienen los jugadores que saben que no cuentan para Marcelino y cuyo futuro se tiene que resolver antes del martes. Jason, por ejemplo, no llegó un acuerdo finalmente para aceptar la cesión al Getafe, equipo que se hizo con David Timor, canterano blanquinegro que estaba en Las Palmas.