https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia se estanca en la operación salida

Jason continúa entrenando con normalidad junto a sus compañeros. / damián torres
Jason continúa entrenando con normalidad junto a sus compañeros. / damián torres

Los jugadores fichados antes del verano no seducen al técnico | Las oportunidades de mercado tienen muy complicado quedarse y el problema es encontrarles un club que pueda hacer frente a sus salarios

MANUEL MORERAValencia

El Valencia CF adoptó una nueva política de fichajes para aprovechar las oportunidades de mercado. En enero, ya se daba por seguro que Salva Ruiz, Manu Vallejo y Jason Remeseiro llegarían al club blanquinegro, este ultimo tras finalizar su contrato con el Levante. Además, durante la ventana de traspasos de invierno también se fichó a Rubén Sobrino para cubrir el puesto de Batshuayi. Con La Liga ya empezada y a falta de menos de dos semanas para que concluya el periodo de traspasos, ninguno de ellos cuenta para Marcelino y, junto a Álvaro Medrán, atascan la operación salida.

No es la primera vez que la dirección deportiva se encuentra un vestuario sobrepoblado. La temporada pasada, el Valencia se tuvo que deshacer de hasta diez futbolistas que no contaban para el entrenador. Sin embargo, con una Liga que comenzó unos días más tarde, la dirección deportiva ya había conseguido liberarse de todos los jugadores que no tenían hueco en la plantilla con la excepción de Aymen Abdennour y Nacho Gil. El primero no salió hasta el 29 de agosto y el canterano valencianista tuvo que esperar hasta septiembre para poder poner rumbo a Elche. En julio ya se había corroborado la marcha de Orellana, Maksimovic y Bakkali y por los tres se consiguió un traspaso. En las mismas fechas, también se confirmó la salida de Nacho Vidal y Nani tras su liberación contractual. Durante el último mes de mercado, y antes de que empezara la competición oficial, se marcharon Simone Zaza y Martín Montoya, que nuevamente dejaron dinero en las arcas del club. Medrán salió cedido al Rayo Vallecano el trece de agosto.

En este verano, se esperaba una operación salida más tranquila que otros años, al contar con menos excedentes y por la buena temporada del equipo. Hasta ahora, el Valencia ha traspasado a Vezo por cinco millones al Levante, venta que estaba encarrilada tras jugar desde enero en el conjunto granota y ha cedido o traspasado guardándose derechos futuros a jóvenes como Lato, Villalba, o Racic. Además, se ha deshecho de dos patatas calientes como Abdennour, que obtuvo la carta de libertad y de Murillo, que puso rumbo a la Sampdoria en una operación donde el Valencia recuperará la inversión realizada.

A falta de menos de dos semanas para que acabe el mercado, los blanquinegros todavía tienen que buscar sitio a cinco futbolistas, tres más que el año anterior a estas alturas. Medrán es el único que estaba en nómina hace un año. Durante el mes de enero, el Valencia concretó las llegadas de Salva Ruiz, Manu Vallejo, Jason, Rubén Sobrino y Jorge Sáenz, que fue incluido en la operación Maxi Gómez. A excepción de Sobrino, con el que Marcelino no cuenta, todos fueron oportunidades de mercado con un riesgo muy bajo. Sin embargo, el Valencia todavía no les ha encontrado acomodo y ninguno cuenta para el cuerpo técnico. Salva Ruiz y Jason son los que cuentan con más opciones de salir. El canterano no tendrá minutos tras la llegada de Jaume Costa y apunta al Deportivo. Por su parte, el exlevantinista llegó libre y el Mallorca se ha interesado en su cesión.

Más sobre cesiones y traspasos en el Valencia CF