https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Los vacíos de Marcelino

Gayà conduce el balón durante el partido del viernes contra el Brighton. / Lázaro de la peña/vcf
Gayà conduce el balón durante el partido del viernes contra el Brighton. / Lázaro de la peña/vcf

El entrenador del Valencia encuentra en Dídac Vilà y Laguardia suplentes de garantías | El futbolista catalán asume su rol en el equipo por el gran momento de forma de Gayà mientras el del Alavés se ajusta al perfil de cuarto central

LOURDES MARTÍ / MANUEL MORERA

Esta vez quedó en un susto. José Luis Gayà sólo tiene una herida superficial fruto de la patada que recibió el pasado domingo. El encontronazo sufrido ante el Leverkusen no le impedirá al de Pedreguer estar el domingo en Mestalla para la puesta de largo del Valencia 2019-2020. Ni mucho menos el siguiente sábado en el estreno liguero del club blanquinegro. Pero Marcelino García Toral no está dispuesto a sentir una pequeña taquicardia cada vez que un futbolista como Gayà, (sin recambio de garantías o al menos sin su confianza) se eche la mano a la pierna o haga algún gesto de dolor.

Entró Salva Ruiz al terreno de juego en Alemania pero a falta de quince días para que arranque la temporada y tras la crisis entre Mateo Alemany y Peter Lim solucionada, a Marcelino no le sirven los parches. Y ya ha elegido. El preparador asturiano quiere a Dídac Vilà. Un jugador que ya ha llevado el escudo del Valencia, aunque fuese durante unos minutos y posando con una bufanda del club antes de su fichaje fallido en 2012. Anécdotas aparte, el catalán asume el rol que tendría en el club de Mestalla si Gayà continúa excelso. Pero al futbolista de 30 años no le importa. Le queda un año de contrato con el Espanyol y ayer, su agente se reunió con el director deportivo del conjunto perico, un viejo conocido del valencianismo, Rufete, a quien a buen seguro no fue necesario explicarle por qué le aparece atractiva la oferta blanquinegra. El Espanyol no se niega a dejarle salir pero espera una propuesta en firme de los de Mestalla.

El otro futbolista que podría llegar para apuntalar la defensa del actual campeón de Copa es Víctor Laguardia. El del Alavés, con 29 años, se ajusta al perfil de cuarto central que busca el preparador asturiano y están negociando por él. Marcelino siempre ha tenido claro el tipo de zaguero que quería para el Valencia. Después de tener «dos de máximas garantías (Garay y Paulista) y otro en constante crecimiento (Diakhaby)» no deseaba un primer espada del estilo Otamendi. Nunca le ha importado ni al técnico ni a la dirección deportiva que el amigo y colega de negocios de Peter Lim, Jorge Mendes, quisiese que el argentino regresase al Valencia porque Pep Guardiola no cuenta con él. Después de la reunión de la semana pasada en Singapur el discurso del entrenador del Valencia continúa siendo el mismo.

El lateral de Pedreguer sólo sufre una herida superficial y podrá jugar el sábado en Mestalla. Además de un lateral y un cuarto central, al técnico le falta un futbolista que dé descanso a Parejo

Las de Dídac Vilà y Laguardia son las incorporaciones más avanzadas del Valencia a día de hoy. Le urgen a Marcelino. Como también un recambio de Dani Parejo. El de Coslada es el termómetro del equipo. Si él no está físicamente o al cien por cien, es muy difícil que carbure. Ojalá fuese tan fácil acertar con un sustituto para el capitán como ocurrió con Kondogbia y un descarte del Arsenal, Coquelin... debe pensar el técnico blanquinegro. Porque a Carlos Soler no lo ve en el centro de campo. Pocas semanas después de fichar por el Valencia, el entrenador cogió al canterano y le explicó que le iba a cambiar de posición.

Una decisión que muchos valencianistas continúan sin entender pero que el preparador sigue defendiendo y argumentando. Los números de Soler jugando en la banda también respaldan la decisión de Marcelino. Así que el asturiano se encuentra con la misma encrucijada que sus antecesores al frente del banquillo blanquinegro aunque, de forma recurrente, alinee a un siempre cumplidor Wass. Sí que busca dentro de la plantilla a un nuevo lanzador de penaltis con el mismo acierto que Parejo, el pasado domingo fueron Rodrigo y Gameiro los encargados de lanzar desde los once metros con distinta suerte. Aunque todavía puede haber alguna incorporación de última hora, en las próximas 48 horas mucho depende del cierre del mercado inglés donde se mueve mucho dinero.