https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La unión del grupo por encima de los fichajes

La unión del grupo por encima de los fichajes

El Valencia contempla varios escenarios en las posiciones de ataque y además de Sandro está pendiente de otros delanteros | Marcelino ha reivindicado a la plantilla a nivel interno con el club estudiando las opciones del mercado de enero

TONI CALERO

valencia. Lo ha hecho de forma y pública y también a nivel interno. La defensa de la plantilla por encima de todo. «Estos futbolistas son los que nos han traído hasta aquí», recuerda Marcelino. Hasta aquí significa protagonizar el mejor arranque histórico del Valencia, contabilizar una única derrota después de quince jornadas de Liga y haber abierto una interesante brecha -el Sevilla está a seis puntos- con la quinta plaza. El Valencia ha llegado a este punto con una plantilla corta por convencimiento, así la diseñaron en verano, y es el momento de decidir qué refuerzos necesita el equipo en el «complicado» mercado de invierno. Una ventana que no gusta a Marcelino y que se abre en enero después de un trabajo previo de muchas semanas contemplando opciones. El Valencia abre todas las posibilidades para el mercado, pero tanto Anil Murthy como Mateo Alemany ya saben, por medio del entrenador, que sólo se ficharán las piezas imprescindibles y siempre anteponiendo la labor de los futbolistas blanquinegros en estos primeros meses de competición.

Tras la reparadora victoria ante el Celta reconoció Marcelino que su exigencia al público durante el partido tuvo una motivación: «Somos un equipo joven y ambicioso y necesitamos de Mestalla». Y sí. El equipo, repleto de jugadores muy jóvenes, ha dado la talla sobradamente pero el paso de los encuentros va dejando lesiones y sanciones que rebajan el nivel competitivo del Valencia. A partir de enero se comprime el calendario con el acelerón de la Copa del Rey, un torneo que los blanquinegros se toman muy en serio en la presente temporada.

El foco para el mercado invernal se ha puesto sobre la zona de ataque por el estado de físico de Simone Zaza. La respuesta goleadora del italiano, Rodrigo y Santi Mina no provoca dudas respecto a su rendimiento futuro, pero sí preocupa la rotura parcial del menisco externo de la rodilla del '9' del equipo. «Mi rodilla está bien y no me opero. Ya decidiremos qué hacer a final de temporada», aseguró Zaza. El problema es que, como reconoció Marcelino, la articulación puede decir basta en cualquier momento. En ese caso, Zaza tendría que pasar por el quirófano y el Valencia se quedaría corto en los puestos de ataque al menos durante dos meses. En el mejor de los escenarios y teniendo en cuenta que en el club saben de la lesión de Zaza desde su fichaje, el italiano acabaría la temporada para operarse en verano.

El problema obligó a la secretaría técnica y Mateo Alemany a estudiar el mercado para reforzar el ataque. El nombre de Sandro Ramírez está sobre la mesa aunque desde el club aseguran que no se está en fase de negociación y que, en cualquier caso, hay otras opciones contemplándose. A Marcelino sí le convence Sandro. «Es buen jugador, español y conoce la Liga», reconoció el técnico en Radio Marca. El principal problema con el ariete canario es su salario -de cerca de cinco millones-, una cantidad inasumible para el Valencia. A favor del conjunto blanquinegro está el deseo de Sandro de dejar el Everton y volver a España, donde brilló con el Málaga (16 goles y 5 asistencias en 31 partidos) la pasada temporada.

Ayer jugó el Everton el derbi ante el Liverpool y Sandro no estuvo ni en la lista. El canario, canterano del Barcelona, lleva tres partidos seguidos sin entrar en la convocatoria. La adaptación está siendo un calvario para Sandro, que ha disputado trece partidos entre todas las competiciones y sólo ha conseguido un tanto. Tampoco es que el Everton viva una buena campaña y con el cambio de técnico la situación del delantero español ha empeorado. Si el Everton, que pagó seis millones de euros por Sandro este verano, facilitara la salida del canario a nivel económico, el Valencia está muy bien situado para contratarle bien sea cedido o traspasado. El conjunto blanquinegro pagaría la mitad de la ficha de Sandro -unos 2,5 millones-, cantidad similar a la que ya desembolsó el año pasado para traer a Zaza en el mercado de invierno.

Además del ataque, hay dudas en el club sobre si en el centro del campo fuera necesario otro centrocampista que 'complete' a Kondogbia y Parejo. Ahora mismo, el primer recambio para cubrir las ausencias de los dos titulares pasa por desplazar a Soler de la banda al centro. En la ecuación del mercado de invierno también hay que tener en cuenta las probables salidas de Maksimovic y Rober Ibáñez. Los dos, jóvenes, no están teniendo muchas opciones y ambos cuentan con ofertas para continuar en la Liga, una posibilidad que no disgusta al cuerpo técnico del Valencia.

Más

Fotos

Vídeos