https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol

Dani Parejo: «En los últimos años ha habido caos en el Valencia CF. Ahora hay que aprovechar la ola»

Dani Parejo, con la selección española. /I. Gil
Dani Parejo, con la selección española. / I. Gil

El centrocampista disfruta de su primera convocatoria con España: «Es la recompensa al trabajo y la constancia»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Dani Parejo vuelve a pasear por la Ciudad del Fútbol, casi 11 años después de lo que lo hiciera por primera vez en el Europeo sub-19, en el que se coló a última hora por una lesión de Marc Crosas en Linz (Austria). Luego jugó la final y marcó ante Grecia. Ahora, cuando casi parecía haber perdido la esperanza de llegar a la absoluta, comparece gracias en parte a la ausencia por lesión de Sergio Busquets. Frente a Argentina podría estrenarse y él asegura estar preparado para jugar como pivote o como interior. «El sistema final va un poco con mi forma de jugar. No creo que vaya a tener muchos problemas de 6 o de 8, pero el míster decidirá», insiste el centrocampista del Valencia CF, que pasó por el Queens Park Rangers y Getafe después de que Alfredo Di Stéfano le hubiese catalogado como «el mejor talento de la cantera blanca». Ganó el Europeo sub-21 de 2011 y ello le sirvió para fichar por el Valencia, donde ha vivido todo tipo de altibajos. Ahora se siente seguro y sólo espera aprovechar la oportunidad que le brinda Julen Lopetegui. El Mundial ya no es un sueño tan remoto.

-Supongo que esta semana es muy especial para usted. Está recibiendo un premio que no sé si es tardío porque ya tiene 27 años.

-La verdad es que estoy contento por la experiencia. Es la recompensa al trabajo y a la constancia. Estoy muy satisfecho.

-¿Llegó a pensar que ya no se subía al tren de la absoluta?

- No, porque siempre tienes la esperanza de que: 'Algún día, ¿por qué no?'. Es verdad que cada vez que pasaba más tiempo era un poco más difícil pero al final llegó gracias al trabajo y a la constancia; a la ayuda del cuerpo técnico y de mis compañeros del Valencia. Estoy agradecido a todos ellos. También al seleccionador que me ha traído aquí. Gracias a todos ellos, porque me han ayudado a cumplir un sueño.

-Es usted consciente de que había tenido un bajón, que vivió rachas irregulares que le hacían estar lejos de su nivel actual...

- Sí, por supuesto. Todo eso iba de la mano con lo que vivíamos en el día a día. Y es que llevábamos dos años un poco difíciles en todos los sentidos en Valencia, el club, el equipo, los resultados... Bueno yo creo que había un poco de caos y eso repercute en todo y en todos. Ahora, por el contrario, estamos muy bien; haciendo una gran temporada y ahí está la recompensa. No sólo mía, sino de más compañeros del equipo que van a sus respectivas selecciones nacionales.

-¿Estaba algo descentrado con todo eso?

-No diría que estaba descentrado pero sí que vivíamos una situación difícil y todos queríamos salir de ella como fuese pero es verdad que fue una etapa complicada, muy difícil en todos los sentidos. Ahora estamos contentos por el cambio tan radical que llevamos. Está saliendo un año increíble en todos los sentidos. Yo creo que hay que aprovechar esta ola.

-¿Su momento más complicado fue cuando circuló aquel vídeo en el que usted había salido por la noche?

-No viví ahí mi momento más complicado, yo tenía la conciencia muy tranquila aunque es verdad que a lo mejor me equivoqué. No estaba haciendo nada malo a nadie sino estaba en mi día libre, en una cena de Navidad con mi familia y mis amigos. Lo que pasa es que al final muchas veces la gente va a hacer daño. Sinceramente mi forma de ser es la que es y no me arrepiento de lo que hecho porque yo creo que no hice nada malo.

-Ha conseguido dar un cambio radical a su situación. En un momento pasó de poderse ir del club, no sé si alguien en concreto logró disuadirle, hasta que llega Marcelino y todo cambia.

-Es verdad que el año pasado cuando iniciamos la temporada con Pako Ayestarán yo quería salir por mis circunstancias en el club y porque yo no estaba muy contento; quería cambiar un poco de aires. Al final el club decidió que no, que era algo imposible y que yo me iba a quedar en el Valencia. Creo que en todo momento he demostrado ser un profesional, dar mi 100% en cada entrenamiento y en cada partido; independiente de cual fuese mi situación, de lo que yo pensase o lo que yo quisiese. Es verdad que fue un año difícil pero cuando ha llegado Marcelino, desde el primer entrenamiento lo he dicho, yo notaba algo muy distinto a otros entrenadores que he tenido antes. Sabía que iba a ser un gran año, no que todo fuese a salir de boca pero sí que íbamos a estar en una situación en la que íbamos a poder disfrutar todos, nosotros y la afición. Y así ha sido, hemos jugado una semifinal de Copa, estamos cuartos en Liga después de lo que habíamos pasado; con mucho cambio y gente nueva. Las expectativas eran grandes y mira ahora soy feliz. Sabía que este año iba a ser bueno para todos.

-¿Siente que ahora se está viendo al Dani Parejo real? ¿Es este su máximo nivel o aún puede dar un poco más? Ahora da la sensación que en su club se siente líder y el capitán real tras aquella renuncia...

-Por mi forma de pensar y de ver las cosas, por lo menos en el mundo del fútbol, no sabemos dónde están los límites, en qué lugar está nuestro techo y en qué momento podemos estar mejor. Personalmente creo que siempre se puede mejorar. Siempre es un buen momento para aprender algo nuevo. Cualquier tipo de faceta se puede mejorar, hay capacidad de crecer, de ser mejor. Estoy en buen momento pero creo que todo es mejorable.

-¿Ha ido creciendo usted a base de palos?

- No... (medita) Es que al final el fútbol no es tan bonito como la gente piensa. El fútbol es difícil, hay momentos realmente complicados y otros bonitos. Es como en la vida, la gente que va a trabajar a veces está contenta y en otros momentos descontenta; hay gente que le salen las cosas bien y a otros que no les funcionan las cosas no tan bien. Pues en el fútbol es así, para que unos ganen otros tienen que perder.

-Por lo que dice, y pensando en lo que confesó André Gomes hace unas semanas, hay realmente otra cara en el fútbol que los aficionados quizá no son tan conscientes de que existe. ¿Hay situaciones que se convierten en un pequeño infierno?

- Sí, la gente se tiene que dar cuenta que nosotros cuando salimos al campo queremos ganar, dar lo máximo, ser protagonistas... Pero también es verdad que enfrente tenemos a once que también viven de esto y saben jugar al fútbol. Por eso no todos los días van a salir igual, habrá partidos que salga no tan bien, que te ganan... La gente tiene que entender es que aparte de ser futbolistas somos personas, tenemos sentimientos y son momentos delicados en los que se puede pasar mal.

-Esos momentos imagino que son algo muy personales. ¿Es usted de los que mira las cosas que dicen en las redes sociales?

-No, no (categórico). Por mi forma de ser cuando acaba un partido yo sé si he jugado mal o bien; cuando, quizá, podía haber hecho algo más o algo menos. Yo soy realmente el primero que sé cómo ha ido la cosa y cómo he jugado. Para mí, lo digo como recomendación, considero que mirar las redes después de un partido es un gran error si no eres fuerte de cabeza. Te acaban afectando.

- Usted ha pasado de quererse ir a que le pidan por la calle renovar para que siga más allá de su actual contrato...

-Pues la verdad es que yo en Valencia estoy feliz, muy a gusto. Me siento importante dentro del club, estoy contento y mi familia está encantada. Es verdad que a mí no me han trasladado nada pero yo estoy muy feliz en Valencia.

-La última... ¿Va tan rápido la pelota en la selección? ¿Da para seguirla o marea?

-Sí que va rápida sí, pero es bonito. De momento nos da para seguirla. Se disfruta.

Fotos

Vídeos