https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un torneo no da el mismo trato a la valencianista Mari Paz y a los futbolistas varones

Liga Iberdrola. Mari Paz avanza perseguida por una rival en un partido reciente / vcf
Liga Iberdrola. Mari Paz avanza perseguida por una rival en un partido reciente / vcf

La delantera blanquinegra lamenta no aparecer en la columna donde se menciona a quienes participaron en Arousa y han debutado en Primera

LOURDES MARTÍ

Cuando los estadios como Mestalla, que abren sus puertas puntualmente para albergar derbis femeninos, apagan sus focos y en el momento en el que un anuncio que reivindica la igualdad entre hombres y mujeres futbolistas deja de ser viral, las profesionales se enfrentan a su realidad. Un día a día en el que todo es mucho menos igualitario. La última muestra de ello se ha dado en el prestigioso Torneo Internacional Alevín Arousa Fútbol 7 y tiene a la valencianista Mari Paz Vilas (Pontevedra, 1988) como protagonista. «No quiero un trato especial, simplemente pido el mismo reconocimiento que mis compañeros de profesión», publicaba la delantera internacional en redes sociales.

Su reivindicación se debe a que su nombre no aparece en una columna de la instalación donde se celebra el campeonato AF7. Para ello, se deben cumplir dos requisitos: haber participado en el torneo gallego y llegar a ser futbolista de Primera. Vilas lo disputó en dos ocasiones, ambas con el Arosa SC, y lleva doce temporadas en la máxima competición de fútbol española. Como Iago Aspas, Jordi Alba, Thiago Alcántara, Rafinha o Paco Alcácer entre otros, que sí figuran en la mencionada columna.

«No quiero montar ningún escándalo, sólo ayudar a que se avance en este tipo de cosas», comentaba la delantera gallega a este periódico. Mari Paz, quien tiene un doble motivo para sentirse dolida, ya que el torneo se disputa en su localidad natal, Vilagarcía de Arousa. «Este tipo de eventos enriquece a los pequeños. Vives una experiencia brutal porque te enfrentas a los mejores equipos nacionales y también internacionales como Boca o River, también equipos europeos y asiáticos», explica la goleadora blanquinegra, que lleva acumulados más de 100 tantos con la elástica del Valencia, que defiende desde 2013.

En el AF7, los equipos pueden ser masculinos, femeninos o mixtos. Vilas era la única niña en aquél Arosa SC de los incipientes años 2000. De sus compañeros, ninguno ha llegado a ser profesional y aunque sobre todo en su segundo año marcó muchos goles, se queda con la felicidad que sintió jugando. «Mis sueños eran los mismos que los del resto de niños y niñas que participan», proclama Mari Paz, que sigue acudiendo al campeonato siempre que puede. Tras percibir su ausencia en la columna, se puso en contacto con la organización, que se excusó alegando que faltan nombres por añadir, entre ellos el suyo. A la espera de una noticia positiva, Vilas intenta transmitir su pasión por el fútbol igualitario. Lo hará a través del IV Campus Mixto Educativo que comparte con el futbolista del Villarreal Jaume Costa del 24 de junio al 12 de julio en Valencia.