https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Sospechosa ausencia de Rodrigo

Rodrigo Moreno controla el balón ante la presión de Néstor Araujo. / MIGUEL RIOPA/AFP
Rodrigo Moreno controla el balón ante la presión de Néstor Araujo. / MIGUEL RIOPA/AFP

Simeone, pendiente de que el Atlético venda a Correa al Milán, evita hablar del valencianista: «No lo quiero porque no es nuestro» | El ariete entra en la segunda parte y acrecienta la incertidumbre sobre su futuro

ALBERTO MARTÍNEZ

valencia. Rodrigo Moreno no necesitó ser titular para atraer todas las miradas. Ejerció de protagonista desde el banquillo. Y es que el delantero hispano-brasileño, cuya continuidad permanece en el aire, se quedó fuera del once inicial del Valencia. Un hecho que alimenta todavía más el debate sobre su futuro. La incertidumbre y la tensión rodean tanto al futbolista como a Marcelino. Con el Atlético al acecho, el entrenador blanquinegro encaró el choque ante el Celta sin el atacante. Hasta que, en el minuto 61, echó mano de él en busca de la remontada. No pudo ser y el equipo abandonó Balaídos con los bolsillos vacíos.

Si en la primera jornada de Liga Rodrigo sí se abstrajo del mercado para formar parte de la alineación titular ante la Real Sociedad, ayer Marcelino se decantó por Kevin Gameiro y Maxi Gómez para tratar de hacer daño al Celta. El hispano-brasileño, uno de los puntales del Valencia durante las dos últimas temporadas, arrancó en el banquillo.

Con gesto serio, Rodrigo seguía el desarrollo de un partido que comenzó de la peor manera posible. El internacional español no está acostumbrado a actuar como espectador. Precisamente, hay que remontarse hasta el pasado 7 de octubre para encontrar el último duelo de Liga en que perdió la titularidad por decisión técnica estrictamente. En aquella ocasión, el Valencia recibió al Barcelona y el ariete partió como suplente. Entró en el césped de Mestalla en el minuto 66, cuando sustituyó a Gameiro.

A partir de aquel choque con el Barça, Rodrigo desapareció del once inicial en siete jornadas de la pasada Liga. Pero siempre con un motivo de peso: lesión (contra el Levante, el Villarreal, el Espanyol y el Real Madrid), por evitar riesgos tras el alta médica (ante el Betis), por sanción (frente al Atlético) o por rotaciones debido a la acumulación de partidos (contra la Real Sociedad).

Los antecedentes hablan por sí solos. Pese a que la pasada campaña no tuvo la inspiración goleadora que sí le encumbró hace dos temporadas, Rodrigo es una pieza básica dentro del esquema de Marcelino. Tanto es así que anoche acabó participando. El hispano-brasileño calentó tras el descanso y tomó el relevo de Maxi Gómez en el minuto 61.

Rodrigo, quien se ha ejercitado con normalidad durante la semana, volvió a demostrar su compromiso. Formó tándem ofensivo con Gameiro, exhibiendo su movilidad y buscando constantemente el balón, aunque apenas gozó de oportunidades. Su futuro es una incógnita. Marcelino muestra su preocupación por la posible venta del delantero al Atlético de Madrid. El acuerdo de traspaso llegó a estar prácticamente cerrado y se rompió la semana pasada. Sin embargo, el internacional español continúa siendo la prioridad del conjunto rojiblanco en caso de desprenderse de Ángel Correa.

El Atlético negocia con el Milán la venta de Correa, quien esta semana continúa siendo baja por una sanción que arrastra desde el curso pasado. Si el atacante argentino hace las maletas para aterrizar en Milán, la entidad rojiblanca lanzará una nueva ofensiva por Rodrigo.

«Correa ya sabía desde la pretemporada que los dos primeros partidos no los iba a jugar y ha entrenado de una manera fantástica siempre y decidirá el club en consecuencia de qué es lo mejor para la temporada para todos», reconoció ayer Diego Simeone.

A falta de sólo nueve días para el cierre del mercado estival, Simeone evitó referirse al delantero del Valencia. «Quiero a todos. A Correa. A Rodrigo no lo quiero porque no es nuestro. Te puedo hablar de lo que tengo y Correa es jugador nuestro», comentó el técnico rojiblanco.