https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un siete al Celta y otro al Sevilla hacia la final

Partido ante el Celta en Mestalla. / cabrelles sigüenza
Partido ante el Celta en Mestalla. / cabrelles sigüenza

El Valencia encarriló la penúltima ronda con un festín que inició con cuatro tantos en la primera media hora

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. La Copa del Generalísimo fue un festín para el Valencia de la Delantera Eléctrica. El equipo fue superando eliminatorias, casi abusando en cada una de ellas de sus contrincantes. Especialmente en Mestalla se mostró intratable, goleando de forma sucesiva a Betis, Celta, Granada y Sevilla, ya en semifinales.

Precisamente en esta ronda y contra los gallegos, el Valencia igualó una de sus mayores goleadas en la competición del KO: 7-0. El encuentro contra el Celta ya venía de cara para los blanquinegros en la ida, donde ya se habían impuesto a domicilio por 0-2.

El Valencia volvió a mostrarse superior, esta vez en casa. «Un partido que se gana por siete como se pudo ganar por setenta y siete», escribió Sincerator en la crónica publicada por este periódico el 30 de abril de 1946. Rubricaron sendos dobletes Igoa y Asensi, y también se sumaron al festín Epi, Amadeo y Mundo con un tanto.

Pero si hubo algún partido que disparó la euforia de cara al tercer intento de alzar la Copa en Montjuïc, ese fue sin duda el de la semifinal. Un tanto de Asensi, el doblete de Gorostiza y otro de Lecue de falta directa encarrilaron, no sólo el encuentro, sino también la eliminatoria, antes de que se cumpliese la media hora. En la segunda parte, Epi, y de nuevo Asensi y Gorostiza rubricaron el resultado que ya se había dado esa temporada contra el Celta. El viaje de la vuelta fue de trámite y se encajó una derrota intrascendente, como ante el Granada (1-0).

«El Valencia hizo el mejor y más completo partido de su vida deportiva» o «áteme esa eliminatoria al rabo» fueron las expresiones de Sincerator, cuya crónica plasmó la euforia por la Copa. Luego llegó la tercera decepción consecutiva en Montjuïc.